¿Qué es un cónyuge emocional?

El cónyuge emocional es un compañero oculto en la mente inconsciente que suplanta las funciones de un cónyuge, de acuerdo con el modelo de “unión hombre-mujer” establecido, sin serlo en el mundo físico. La persona enmascara sus necesidades emocionales maritales con este fenómeno, en apariencia está “conforme”; sin embargo, hacia su interior está preso de la insatisfacción y frustrado, naufragando a la deriva en mares de amargura e impotencia.

La existencia del cónyuge emocional es el principal obstáculo para establecer una relación sentimental estable y construir pareja; resulta casi y a veces imposible para otra persona conquistar y apropiarse del lugar de marido o mujer de alguien que presente el fenómeno. El cónyuge emocional toma más o menos poder, dependiendo del grado de apego u obsesión por el mismo, si es alto, mayor será la dificultad para formar una relación conyugal estable y funcional

Recordemos que Carl Jung expresa que cuando un individuo adquiere la edad adulta, busca proyectar, si es hombre, “el ánima” en las demás mujeres, y si es mujer, “el animus” en los demás hombres; lo cual representa el fundamento para lo formación del cónyuge emocional con uno de los padres. Cuando la persona se ha desapegado de sus padres y se puede identificar como un ser independiente física y emocionalmente, se permite sentir “el vacío” indispensable, que lo conduzca a encontrar su antagónico sexual, desarrollar vida marital y Construir Pareja para obtener La Integridad. No obstante, ante grandes grados de contaminación del proceso natural, el individuo se puede quedar atrapado a la forma infantil de suplirla -de sus padres o su representación-; en especial cuando no ha recibido lo que requiere y presenta grandes demandas de la energía opuesta (animus o ánima), dando lugar a la figura del cónyuge emocional, con uno de los padres.

¿Cómo se forma el cónyuge oculto o emocional, con uno de los padres?

La forma consustancial de un hijo para satisfacer la Integridad es de sus padres; están ligados por el amor, es conocida, son próximos y “obtiene lo que necesita”, corresponde con el proceso natural. Empero cuando el hijo se hace adulto y prosigue atado e insiste en continuar supliendo dicha demanda de sus padres, suscita la figura del cónyuge emocional. El padre de sexo opuesto al del hijo es aquel que tiende a convertirse en el mismo. Se establece además de lo expuesto por razones como: la comodidad, la facilidad y/o la influencia de los factores que participan en el proceso natural, lo cual explicaremos en el siguiente capítulo.

Niveles altos de toxicidad en la conjunción de los factores en el proceso de los padres, dan lugar a dos actitudes: la negligencia y la sobreprotección. Estas conductas son las principales desencadenantes de las degradaciones que presentan los hijos.  Son los errores más graves que un padre puede cometer en la formación de sus hijos: los menoscaban, resienten y conduelen. Todo lo anterior, unido a un nivel bajo de evolución del hijo, son la causa más importante para la formación del cónyuge emocional con uno de los padres. Tanto la negligencia como la sobreprotección son producto de la discapacidad emocional de los padres para satisfacer la necesidad de Integridad de sus hijos.

El cónyuge emocional, un obstáculo para encontrar pareja
Vota este artículo!

Luz Quiceno Romero
Ing. Técnica en Topografía. Trabajo en su área profesional durante 10 años, en los cuales a su vez, ejerció como catedrática universitaria. Escritora y Diplomada en Bioneuroemoción, un método que perfecciona su habilidad para conectarse y acompañar a las personas en la toma de consciencia y cambio de percepción de sus conflictos. Luz Quiceno se ha especializado por su experiencia personal y profesional en temas de la mujer.