Síndrome de Alienación Parental

¿En qué consiste el SAP?

El Síndrome de Alienación Parental o PAS es un término que fue acuñado por el psiquiatra y profesor Richard Gardner en el año 1985 para definir un tipo de abuso emocional por el cual un progenitor logra que un hijo rompa la relación con su otro progenitor, no desee verlo ni pasar con él.

Esto se logra con diferentes estrategias cuya finalidad se centra en desvirtuar de forma sistemática al otro padre o madre, de tal forma que el niño termina creyendo que todo eso es cierto, genera rechazo y destruye todo vínculo con ese progenitor.

Los niños tras el divorcio

Tras un divorcio  a menudo los niños son los que sufren en mayor medida las consecuencias negativas de éste, por eso es necesario protegerlos del conflicto interno de pareja, además de favorecer el mantenimiento de una relación sana y fuerte con ambos padres. Por desgracia, algunos padres hacen todo lo contrario, intentando generar desprecio y desconfianza hacia el otro progenitor y crean la expectativa de que los niños deben elegir un bando. En situaciones extremas, el rechazo que generan hacia el otro padre es tan grande, que los niños terminan odiando literalmente al otro progenitor, a pesar del deseo innato de los niños de amar y ser amado por ambos padres.

Formas en que el progenitor genera odio hacia el otro

La alienación parental consiste en un conjunto de estrategias que incluyen hablar mal del otro padre, limitando su contacto con él, “eliminándolo” de la vida e incluso de la mente del niño, obligando al pequeño a rechazarlo, creando la impresión de que es peligroso, presionando al niño a escoger entre ambos padres por medio de amenazas de retiro del afecto, menospreciando y limitando el contacto con la familia del otro progenitor.

Todo esto se puede hacer de muchas formas, como por ejemplo no permitiendo que vea o se relacione con el otro progenitor, facilitando de este modo una mejor manipulación emocional en su contra. Explicando mentiras sobre sus actos de tal forma que el pequeño pueda llegar a sentir miedo o creer en abusos que no existieron. Denigrando al otro en todos los ámbitos. Explicarle detalles del divorcio culpabilizando de todo a la otra parte. Lograr que su entorno familiar y de amistades se pongan de su parte en menospreciar al progenitor alienado. Premiar y gratificar los argumentos y comportamientos despectivos del niño hacia el otro padre a la vez que se ridiculiza sus sentimientos de amor hacia él o ella.

Un tipo terrible de abuso infantil

En la actualidad existe consenso de los expertos que la alienación severa es un tipo de abuso emocional en la infancia.

Según informes realizados a hijos adultos tras esta terrible experiencia de divorcio, la táctica de los padres alienantes son equivalentes a maltrato psicológico extremo de los niños, ya que incluye despreciar, aterrorizar, aislar, corromper o explotar y negar su capacidad innata de respuesta emocional (Amy Baker, 2010).

Para el niño, la alienación parental es una condición mental grave, sobre la base de una falsa creencia de que el progenitor alienado es un padre peligroso e indigno. Los graves efectos de alienación parental en los niños están bien documentados; baja autoestima y auto-odio, falta de confianza, depresión y abuso de sustancias en la adolescencia, además los niños pierden la capacidad de dar y aceptar el amor de uno de sus padres.

El odio a sí mismos es especialmente preocupante entre los niños afectados, ya que los pequeños interiorizan en ellos el desprecio y rencor dirigido hacia el progenitor alienado, se les hace creer que el progenitor alienado no los amaba o no los deseaba, y se genera una sensación severa de culpabilidad relacionada con traicionar el progenitor alienador. Su depresión por tanto se encuentra arraigada en la sensación de no ser querido por uno de sus padres, y creen con seguridad que este es uno de los motivos la separación de ese padre, negándoles la oportunidad de llorar la pérdida de dicho progenitor.

Los niños alienados suelen tener relaciones conflictivas o distantes con el progenitor alienador también, y además tienen un alto riesgo de desapego de sus propios hijos. Baker en su informe advierte que la mitad de los hijos adultos encuestados que habían sufrido alienación parental, estaban también alejados de sus propios hijos.

Diagnóstico del Síndrome de Alienación Parental

En la actualidad el Síndrome de Alienación Parental se considera un tipo de maltrato infantil. Pero en los casos en los que ha habido realmente problemas de maltrato físico o abusos a los menores que han sido acreditados judicialmente, esta consideración no tiene el mismo efecto. Por esta razón, el diagnóstico diferencial del Síndrome de Alienación Parental requiere que no exista maltrato previo, psicológico o físico, por parte del progenitor alienado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here