psicologo-cliente
Psicoterapia

Sin duda, la relación establecida entre el terapeuta y el cliente resulta un elemento esencial en psicoterapia. Incluso, algunos autores llegan a afirmar que “es la relación lo que cura”.

Hay que entender que terapeuta y cliente trabajan conjuntamente en el marco de una relación terapéutica bien entendida para conseguir una mejora y / o cambio en el paciente. No es lo mismo la relación terapéutica que la amistad o cualquier otro tipo de relación interpersonal que pueda tener el cliente.

Una relación terapéutica adecuada tiene unas características que la hacen única y la distinguen y que vamos a describir a continuación.

Te puede interesar: Tipos de psicoterapia

Características de la relación terapéutica

La asimetría

La relación terapéutica se centra en los problemas y las necesidades del cliente a partir de su demanda. Para el terapeuta es una actividad profesional reglada.

El encuadre terapéutico

El término encuadre terapéutico designa el conjunto de reglas que permiten hacer viable la psicoterapia. Se trata de elementos tanto de carácter externo como interno (actitudes del terapeuta).

  • El encuadre terapéutico externo engloba los siguientes aspectos: lugar donde se hace la terapia, duración y frecuencia de las sesiones, honorarios, etc. Por otra parte, resulta muy recomendable que el terapeuta no mantenga otro tipo de relación (personal, comercial o profesional) con el cliente fuera de las sesiones terapéuticas. Esto incluye no tratar familiares o amigos, con los que ya se mantiene una relación previa.
  • El encuadre terapéutico interno se refiere a las actitudes del terapeuta necesarias para una relación que favorezca el proceso de cambio. Los diversos modelos teóricos (psicoanalítico, conductual, cognitivo, experiencial y sistémico) presentan algunas diferencias en cuanto a qué actitudes del terapeuta son adecuadas según las diferentes concepciones de la relación terapéutica. En el siguiente cuadro se presentan brevemente estas características:
ModelosRelación terapéuticaActitud terapéutica
Psicoanalítico Principal elemento curativo: permite el insight en el cliente por medio de la relación de transferencia.Reservada, pasiva y distanciada.
ConductualMarco en que se desarrollan los procesos de aprendizaje del cliente y se implantan las técnicas conductuales.Segura, actúa como modelo y reforzador social.
CognitivoRelación cooperativa, un esfuerzo de colaboración mutua para resolver la problemática del cliente.Activa y lógica.
ExperiencialContexto facilitador para el desarrollo personalAuténtica, empática, cálida, aceptación incondicional del cliente.
SistémicoLa visión de la relación terapéutica se desmarca de los otros modelos, dado que entra en juego “el sistema” y su causalidad circular. El terapeuta y su equipo se acoplan al sistema familiar con el fin de alterar los patrones de interacción, pero con el riesgo de entrar a formar parte de su dinámica.Observadora participante.

La alianza terapéutica

Bordin (1979) propone el concepto de alianza terapéutica como un elemento indispensable en psicoterapia. Tiene su origen en el modelo psicoanalítico, pero en la actualidad se ha convertido en un concepto común a todos los modelos teóricos. Se refiere a tres componentes que se interrelacionan entre ellos: el vínculo terapeuta-cliente, los objetivos y las tareas de la terapia.

  • El vínculo entre terapeuta y cliente determina “el tono emocional de la vivencia que el cliente tiene del terapeuta” (Feixas y Miró, 1993). Es decir, el proceso terapéutico es influenciado intensamente por el vínculo establecido entre terapeuta y cliente, vínculo que se origina a partir de las impresiones que suscita el terapeuta (el vivo como persona cálida o comprensiva, o fría o escrutadora o distante).
  • Los objetivos del terapeuta y el cliente deben estar en consonancia para establecer una buena alianza terapéutica. A veces, el cliente está interesado únicamente en resolver el síntoma, mientras que el terapeuta pretende analizar en profundidad el problema o tratar las causas; pero, por otro lado, también puede suceder a la inversa. Es fundamental que el terapeuta y el cliente estén de acuerdo en los objetivos a alcanzar en terapia.

depresion-soporte

Ejemplo de un bajo acuerdo en los objetivos puede ser cuando el cliente quiere solucionar su miedo a hablar en público, pero el terapeuta considera que se debe tratar el origen de su ansiedad relacionada con los conflictos intrapsíquicos de la infancia y los mecanismos de defensa.

  • Las tareas que deben llevarse a cabo en la terapia son otro factor en que terapeuta y cliente deben estar de acuerdo. A menudo, el cliente tiene unas expectativas sobre la terapia que se alejan de la realidad (o de lo que quiere hacer el terapeuta), como, por ejemplo, la concepción de que las cosas cambiarán únicamente por el hecho de asistir a las sesiones terapéuticas. No solamente las tareas deben estar adecuadas al cliente y su problemática, sino que el cliente también tiene que entender lo que tiene que hacer y por qué lo hace ya que, al fin y al cabo, él es su propio agente de cambio.

Ejemplos de desacuerdo en cuanto a las tareas pueden ser que el terapeuta quiera emplear registros como tarea para hacer en casa, entre sesión y sesión, y el cliente piense que basta con el mismo diálogo de la sesión terapéutica. Otro ejemplo sería el caso de un cliente que cree que el terapeuta le ha de dar consejos prácticos estrictamente relacionados con el problema y el terapeuta hace preguntas sobre el contexto familiar en el que vive el paciente.

Con el tiempo, estas nociones han recibido apoyo empírico y se aceptan ampliamente. Como dice Semerari (2002), “la alianza será perfecta cuando el terapeuta y el paciente compartan los objetivos del tratamiento y estén de acuerdo sobre la necesidad y utilidad de los medios adaptados para conseguirlo […]”. Si además añadimos una buena calidad del vínculo entre terapeuta y cliente, estamos en las mejores condiciones para predecir un resultado favorable de la psicoterapia.

¿En qué consiste la relación terapéutica y la alianza terapéutica?
Vota este artículo!

  • De ninguna manera el psicoanálisis proponer una actitud “Reservada, pasiva y distanciada”, el psicoanálisis trabaja con aspectos inconcientes y desde allí aparece la noción central, fundamental, de TRANSFERENCIA, superadora de la de alianza terapéutica. No se trata ni de ser distante, ni de ser un ogro, ni de ser amigo (quizás sí amistoso), se trata de hacer con eso que se nos supone