quejica

A lo largo de nuestras vidas, todos hemos vivido alguna situación de la que nos hemos considerado víctimas. Sin embargo, hay personas que adoptan el victimismo como forma de vida. Por eso, en este artículo encontrarás las claves para tratar con este tipo de personas.

¿Por qué hay personas que se quejan constantemente?

El victimismo es, al fin y al cabo, un modo de afrontar lo que nos sucede. Todos nos hemos quejado de algo o alguien en más de una ocasión, eso totalmente normal, y por supuesto, ¡es humano!. Pero cuando se convierte en una forma de comunicación habitual, entonces hay algo más. Si utilizamos la queja asiduamente en nuestro patrón de comunicación, estamos diciendo a los otros que nuestra visión del mundo se caracteriza por estar asociada al pesimismo. Y una persona victimista tiende a ver la realidad siempre de forma negativa.

Con esta visión negativa del mundo, las personas victimistas crean una relación de constante desconfianza con las personas que los rodean lo que provoca que, a menudo, estas personas se sientan injustamente tratadas.

Asimismo, las quejas, cuando son muy persistentes y continuadas, forman parte de la vida de las personas victimistas, lo que puede degenerar en sentimientos como la ira, la rabia o el rencor lo que acaba dando lugar a una persona que se lamenta por todo y que puede mostrar incluso desprecio por otras personas.

Además, usar el victimismo es, para estas personas, una forma de manipular de los demás, ya que manipulan la realidad de forma que cuenten con la empatía y compasión de los que los rodean.

Cómo puede afectarte negativamente una persona victimista

Esta forma de ser, caracterizada por las quejas entorno a todo lo que pasa en la vida de las personas victimistas, puede derivar en un victimismo crónico e incluso agresivo en el que la persona crea un entorno de malestar constante.

Las personas victimistas buscan culpables de cada situación que ellos perciben como negativa y, para esto, usan distintas estrategias que es importante conocer para no ser manipulados sin darnos cuenta.

En primer lugar, una de las estrategias más usadas por las personas victimistas es la llamada retórica centrista. Esta consiste en hacer quedar a la otra persona como autoritaria y falta de empatía, mientras que ellos adoptan el usual rol de víctima.

Para conseguir esto los victimistas, en vez de aportar argumentos válidos, intentan descalificar cualquier acto o argumento llevado a cabo por la otra persona, haciendo que esta persona asuma inconscientemente el rol de atacante.

Igualmente, en caso de que una persona victimista se vea en una posición de inferioridad en una discusión, esta intentará salir de esta situación evitando en todo momento reconocer cualquier fallo por su parte.

Otra estrategia usada por los victimistas es el conocido chantaje emocional: estas personas detectan los puntos débiles de la gente con la que tratan, y usan estas debilidades para afianzarse en su rol de víctimas y situar a los demás en el rol de atacantes.

hombre-victima

Características de las personas quejicas y victimistas

Las personas victimistas muestran una serie de rasgos de personalidad recurrentes. En líneas generales, se caracterizan por usar lamentos de forma constante y por tergiversar la realidad para así evitar sentimientos de culpa.

Una de los principales rasgos de estas personas es que usan las quejas como refuerzo, de modo que, para ellos, todo lo que sucede es culpa de los demás o de circunstancias ajenas a ellos, lo que los auto-exime de culpa ante cualquier situación.

Es esta falta de culpabilidad lo que los hace entrar en su rol de víctimas. Además, a menudo el victimismo se asocia con una necesidad de llamar la atención y un afán de protagonismo basados en los lamentos como refuerzo.

Como consecuencia de no responsabilizarse de sus acciones, las personas victimistas buscan culpables en su entorno. Por ello, muestran una actitud desconfiada hacia los demás, a la vez que tienden a analizar con detalle las actitudes de otras personas en busca de errores.

Esto les lleva a generar más susceptibilidad en el trato con los demás, con lo que pueden llegar a exagerar cualquier evento hasta límites patológicos. Por tanto, las personas victimistas acaban buscando, sistemáticamente, faltas en todo lo que les rodea.

El hecho de no responsabilizarse de sus acciones también hace que las personas victimistas sean incapaces de hacer autocrítica, ya que no se responsabilizan de ninguna de sus acciones ni creen que haya nada que ellos deban cambiar o mejorar.

Igualmente, estas personas suelen ver los errores de los demás como algo intolerable, mientras que siempre tienden a justificar los suyos o a concebirlos como errores mínimos o sin importancia.

Por último, el problema subyacente al hecho de responsabilizar de todo a los demás, es que las personas victimistas tergiversan la realidad, tendiendo a pensar que tanto las cosas positivas como las negativas son ajenas a su forma de actuar.

Tanto si alguna vez tratas con personas victimistas como si te conviertes en una sin darte cuenta, es importante entender por qué estas personas actúan de cierta forma y saber cómo no dejarse arrastrar por ellas.

¿Cómo tratar con las quejas y las personas quejicas?
4.6 (92%) 5 votos.

1 Comentario

  1. Estimados:
    El artículo escrito es muy bueno. De todas maneras, el video con los consejos no brinda estrategias para tratar con las personas quéjicas.
    Saludos cordiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.