Si recordáramos todas las cosas, acabaríamos tan mal que no recordaríamos nada.” William James

A menudo se dice que una persona es la suma de sus recuerdos, que su experiencia es lo que la hace ser quien es. A pesar de esto, el funcionamiento de la memoria en general todavía se conoce poco, puesto que la memoria humana es mucho más complicada y peculiar que cualquier memoria que resida en un ordenador, tableta o teléfono.

1. La memoria no decae

Todo el mundo ha experimentado la frustración de no ser capaz de recordar un hecho de la memoria. Podría ser el nombre de alguien, un dato histórico o dónde está aparcado el coche. De entrada parece evidente que los recuerdos van en decadencia con el tiempo, como la fruta fresca. Sin embargo, una investigación reciente no apoyaría este punto de vista. Muchos investigadores piensan que en realidad la memoria tiene una capacidad ilimitada, y los recuerdos nuevos no hace que los antiguos desaparezcan. En realidad, de alguna forma todo se almacena en nuestra mente, el problema es que si no los utilizamos o “practicamos” de alguna forma con dicho recuerdo, éste se vuelve más difícil de acceder. Esto significa que no es la memoria que desaparece, sino la capacidad de recuperarla.

2. Olvidar ayuda a aprender

La idea de que el olvido nos puede ayuda a aprender parece una total contradicción, pero debemos pensar en ello de la siguiente manera: imagínate se ha creado un cerebro que puede recordar siempre y además puede recordarlo todo. Cuando, llegado el caso, este cerebro increíble está tratando de recordar dónde estacionó el coche, traería de inmediato a la mente todos los aparcamientos que había visto en su vida, lo que le obligaría a tener que ordenar a través de la gran cantidad de información disponible. Todo esto conllevaría una carga de trabajo tremenda y muy costosa.

Pero obviamente, la única información relevante ahora es el aparcamiento más reciente. Y este hecho es habitualmente cierto para la mayoría de nuestros recuerdos. Los últimos acontecimientos son generalmente mucho más importantes que los que sucedieron hace mucho tiempo.

De modo que, para que este super-cerebro imaginario fuera más rápido y más útil en el mundo real, tendría que construir algún sistema para descontar el tiempo, información inútil, etc. De hecho, por supuesto, todos tenemos uno de estos super-cerebros, con un sistema de descuento muy particular: lo llamamos ‘olvidar’.

Es por eso que el olvido nos ayuda a aprender: cuanta menos información poco relevante se vuelva accesible, mejor, y así nos podemos quedar con la información que es más importante para nuestra supervivencia diaria.

3. Los recuerdos ‘perdidos’ se pueden recuperar de nuevo

A lo largo del tiempo ha podido comprobarse que los recuerdos no se deterioran. El hecho es que, a pesar de que los recuerdos pueden ser menos accesibles, también pueden ser revividos.

Hay personas que durante mucho tiempo han sido incapaces de recordar ciertas cosas o acontecimientos, pero que todavía estaban en su mente, esperando a ser despertados. Algunos experimentos han demostrado que la información que se ha convertido en algo inaccesible, todavía puede ser revivida. De hecho, así es como muchos re-aprendemos cosas con mucha más facilidad, porque de repente nuestra mente conecta con antiguos recuerdos que nos ayudan a aprender algo que de alguna forma, ya sabíamos.

Por este motivo se dice que nunca se olvida a montar una bicicleta, y no sólo se aplica a las habilidades motoras, también se aplica a los recuerdos.

4. Recordar altera los recuerdos

Aunque es un elemento fundamental de la memoria, la idea de que recordar altera los recuerdos parece algo opuesto. ¿Cómo se puede recuperar una memoria cambiarla al mismo tiempo?

Parece ser que al recuperar algo de nuestra memoria, hacemos de forma inconsciente una comparación con otros recuerdos. Vamos a explicar esto a través de un ejemplo. Digamos que estamos recordando un cumpleaños de la infancia en particular, y nos viene a la memoria que nos regalaron una nave espacial de Lego. Cada vez que recordamos ese hecho, las otras cosas que sucedieron en nuestro cumpleaños ese día se vuelven más débiles en comparación.

Así pues, el proceso de recuperación es en realidad la construcción activa del pasado, o al menos las partes de su pasado que podemos recordar.

Se ha podido ver que los falsos recuerdos potencialmente pueden ser creados por este proceso de recordar falsamente el pasado. De hecho, los psicólogos han implantado experimentalmente falsos recuerdos a personas.

Esto plantea, entre otras cosas, la fascinante idea de que efectivamente nos creamos a nosotros mismos mediante la selección de recuerdos que evocamos.

5. La memoria es inestable

El hecho de que el simple acto de recuerdo cambia la memoria significa que es relativamente ésta es algo inestable. Pero la gente tiende a pensar que la memoria es relativamente estable: nos olvidamos de que hemos olvidado y creemos que no vamos a olvidar en el futuro lo que hoy nos está ocurriendo.

Lo que esto significa es que los estudiantes, en particular, subestiman cuánto esfuerzo será necesario para aprender el material que tienen para un examen de memoria. Y no son los únicos. Porque esto conduce al siguiente punto:

6. El sesgo de la previsión

Todo el mundo debe haber experimentado esto alguna vez. A veces se nos ocurren cosas o tenemos la idea de hacer algo, y pensamos que no lo olvidaremos. Así que no nos molestamos escribirlo ni nada. Pero ¡sorpresa! a los diez minutos hemos olvidado aquello y nunca regresa.

Vemos lo mismo también en el laboratorio. En un estudio realizado por Koriat y Bjork (2005) algunas personas aprendieron pares de palabras como “lámpara de luz”, y luego se les pidió que valorasen cuán probable era que recordasen dichas palabras cuando vieran nuevamente la palabra “luz”. Todos, en un exceso de confianza, creyeron que lo iban a recordar sin problema. Pero cuando más adelante llegó el momento y vieron la palabra “luz”, a muchos les vino a la mente otras palabras como “bombilla”, “foco” o incluso “sombra” y la respuesta correcta no fue en realidad tan fácil de recordar como ellos predijeron.

7. Cuando recuerdo es fácil, el aprendizaje es bajo

Nos sentimos inteligentes cuando recordamos algo al instante y estúpidos cuando se necesitamos una eternidad. Pero en términos de aprendizaje, debemos sentir exactamente lo contrario. Cuando algo viene a la mente de forma rápida, no hacemos trabajo para pedir su devolución, no se produce el aprendizaje. Cuando tenemos que trabajar duro para traerlo a la conciencia, algo mágico sucede: aprendemos.

Cuando los recuerdos de las personas se ponen a prueba, cuanto más trabajo han hecho para construir o reconstruir la memoria de destino, más fuerte es la memoria en el tiempo. Esto es porque las técnicas de aprendizaje adecuadas siempre implican un esfuerzo, un trabajo, porque sólo mirando a la información no es suficiente: el aprendizaje necesita recordar con esfuerzo.

8. El aprendizaje depende en gran medida del contexto

¿Alguna vez has notado que cuando se aprendemos algo en un contexto, como por ejemplo el aula del colegio, se hace difícil recordar cuando ese contexto cambia?

Esto se debe a que el aprendizaje depende en gran medida de cómo y dónde hacerlo: depende de quién está allí, lo que está a su alrededor y cómo se aprende.

Resulta que a largo plazo, las personas aprendemos mejor cuando la información se recoge de diferentes maneras o en diferentes contextos. Cuando el aprendizaje es altamente dependiente del contexto, no se transfiere bien y se olvida antes con los años.

9. Para aumentar tu memoria, vuelve a cargar

Si usted quiere aprender a jugar al tenis, ¿es mejor que pasar una semana aprendiendo a servir, la próxima semana el golpe de derecha, la semana después del revés, y así sucesivamente? ¿O hay que mezclarlo todo con servicios, potentes derechas y reveses todos los días?

Resulta que para la retención a largo plazo, los recuerdos se recuerdan más fácilmente si el aprendizaje se mezcla. Esto es tan cierto tanto para el aprendizaje motor, como el tenis, como lo es para la memoria declarativa, como aprender cuál es la capital de Venezuela (Caracas).

Aunque a veces al principio nos parecerá que esto es contraproducente, parece que a largo plazo este tipo de aprendizaje mix-and-match funciona mejor.

Una explicación de por qué esto funciona se llama la “hipótesis de la recarga”. Cada vez que cambiamos las tareas que tenemos que “recargar” la memoria. Este proceso de recarga fortalece el aprendizaje.

10. El aprendizaje está bajo nuestro control

El resultado práctico de estos hechos sobre la memoria, es que a menudo subestimamos la cantidad de control que tenemos sobre nuestra propia memoria.

Por ejemplo, la gente tiende a pensar que hay cosas que son, por su naturaleza, difíciles de aprender, por lo que se dan por vencidos rápidamente. Sin embargo, con las técnicas como el uso de diferentes contextos, el cambio entre tareas y reconstrucción de los recuerdos, todos podemos ayudar a impulsar la retención.

Las personas también tienden a pensar que el pasado es fijo y se ha ido, que no se puede cambiar. Pero la forma en que recordamos el pasado y pensar en ello puede llevar a cambiarlo. Recordando los recuerdos de distintas maneras nos puede ayudar reinterpretar el pasado, y por tanto, a reconstruir un camino para un camino diferente para el futuro. Numerosos estudios han demostrado que las personas pueden desplazar los recuerdos negativos dolorosos, centrándose en los más positivos (Levy y Anderson, 2008).

En definitiva, nuestra memoria no es tan mala como podríamos imaginar. Puede que no funcione siempre como deseamos, pero eso es lo que hace que sea aún más fascinante para entender y experiencia.

No te olvides suscribirte a nuestro canal YouTube de Psicología y Educación

¿Cómo funciona la memoria?: 10 cosas que mucha gente no sabe
4.8 (95%) 4 votos.

1 Comentario

  1. Que bien cuando nos esforzamos en recordar, no vas mejor que cuando recordamos rápido, cada días aprendemos enseñanza positivas como este articulo gracias, BENDICIONES.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.