Coaching
Coaching

En la actualidad y en la sociedad en qué vivimos cada vez nos extraña menos escuchar la palabra COACHING, podemos no saber qué es, podemos pronunciarla de forma equivocada, podemos saber simplemente que existe… pero cada vez somos más los que nos acercamos a esta palabra y todo lo que conlleva.

Está en boca de la gente, de los que buscan algo nuevo, de los que lo consideran una herramienta de desarrollo personal, de los que quieren cambiar algo y lo ven viable a través de sus estrategias… Cada vez más y de forma rápida el coaching está presente en nuestro estilo de vida, donde todo cabe y donde vemos que hay métodos compatibles unos con otros sin tener porqué cerrarnos a una elección única.

Historia del Coaching

Para empezar a hablar de Coaching nos vamos a situar en los siglos XV y XVI, cuando empezó a hacerse muy popular la ciudad húngara de Kocs, situada a unos 20 Kilómetros de Budapest (entre Viena y Pest). Kocs se convirtió en una parada obligatoria para los viajes que se hacían entre estas dos capitales.

Así empezó a ser común el uso de un carruaje caracterizado por ser el único provisto de un sistema de suspensión para dichos viajes que destacaba por ser más cómodo frente a los carruajes tradicionales.

Así empezó a hablarse del Kocsi, “carruaje de kocs”. El término Kocsi pasó al alemán como kutsche, al italiano como cocchio y al español como coche: el medio de transporte para llevar a la persona donde quiere llegar.

Kocsi: carruaje: coche. El medio para llegar a donde queremos ir

El nuevo carruaje llegó después a Francia donde un siglo después ya se le decía “coach”. En el siglo XVIII se utilizaba en Inglaterra como coaching, deporte de la alta sociedad que consistía en practicar la conducción de estos carruajes de forma competitiva. Más tarde lo empezaron a utilizar los universitarios ingleses para denominar a sus profesores en su quehacer de guías y orientarlos en el curso académico.

En Estados Unidos durante las décadas de los años 50 y 60 los “coachs” eran los encargados de entrenar a los compenentes del equipo, la misma práctica de estos profesionales puso “de relieve que hacía falta además del entrenamiento físico del deportista un enfoque holístico que incluyera las dimensiones esenciales de lo mental y lo emocional” (Ángel y Amar, 2007). El entrenador desde esta perspectiva ayudaba a desarrollar sus competencias estrictamente deportivas así como sus competencias psicológicas (motivación, preparación mental, gestión del estrés, emociones, etc).

A partir de la década de los 80 el término coaching se introduce en el mundo de la empresa en el que los procedimientos y las comparaciones en términos de competición, excelencia y necesidad de superación justificaban este enfoque.

Pero ¿qué es y qué no es el coaching?

Podemos decir que el Coaching integra diferentes aspectos:

  • El coaching es un proceso: no es una acción puntual sino una estrategia estructurada por parte del coach buscando la eficacia en su acción para el coachée.
  • El coaching “es un espacio de construcción de sentido y armonización” (Ángel y Amar, 2007): es un espacio para la acción reflexiva del cliente sobre sí mismo a través de la verbalización y el diálogo para buscar el sentido que unifique estos elementos. En este sentido el coaching es un espacio privilegiado y único para quien quiera preguntarse sobre sus deseos, motivaciones, etc.
  • El coaching como relación de ayuda: para que exista una relación de ayuda es esencial que quien se acerca a esta práctica sienta la necesidad de la misma. La demanda es el primer requisito para iniciar el proceso de acompañamiento y de búsqueda.
  • El coaching como camino de cambio hacia la mejorar de la calidad de vida y el éxito profesional.

El Coaching no trata a personas enfermas sino que constituye una guía para el cambio. Además una idea básica en el coaching es que el coach tiende siempre a hacer responsable a su coachée de desarrollar las competencias que necesita para ese cambio y cómo lo va a llevar a cabo.

El Coach es un profesional que trabaja con personas para ayudarlas a que logren lo que quieren. Un Coach tiene la capacidad de observar y estimular el potencial de la persona aunque es siempre el coachée el que encuentra las respuestas a sus preguntas.

El coach nunca dice lo que hay que hacer sino que ayudará a que lo descubra el coachée por sí mismo. Le ayudará a descubrir sus puntos fuertes, áreas de mejora, organizar un plan de acción con el que superar obstáculos en su desarrollo personal/profesional.

El coach es un profesional que trabaja con personas para ayudarlas a que logren lo que quieren, de forma más adecuada a como lo harían solos.

Características principales en un coach

HUMILDE: para no destacar sobre el otro, para saber que lo importante en la sesión es el coachée.

RETADOR: cualidad por excelencia. El reto es que ayudará al coachée a conseguir metas superiores. El coach no busca la aceptación, busca el reto para sacar lo mejor del otro.

CAMINANTE: haber hecho el camino antes de que sus coachées lo hagan, saber qué pasa en ese camino de desarrollo, cambio, aprendizaje…

Las 11 competencias básicas de un coach

  1. Determinar guías éticas de actuación y estándares profesionales.
  2. Establecer el acuerdo de coaching.
  3. Establecer confidencialidad e intimidad con el cliente.
  4. Presencia de coaching.
  5. Escucha activa
  6. Preguntas poderosas.
  7. Comunicación directa.
  8. Crear conciencia.
  9. Diseñar acciones.
  10. Planificación y establecimiento de la meta.
  11. Gestión del progreso y responsabilidad.

Si deseas aprender más sobre el coaching, puedes apuntarte a nuestro curso de Introducción al Coaching.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here