coaching-lider

El desarrollo de las capacidades de los líderes hasta el máximo de su potencial es esencial en cualquier organización. Por ello, el desarrollo del liderazgo es un tipo de coaching muy habitual.

Los estilos de liderazgo

Existen muchos trabajos sobre el liderazgo, sus estilos y técnicas. Es importante analizar el carisma de cada ejecutivo, definido como la capacidad de un líder de ejercer una amplia e intensa influencia sobre las creencias, los valores, el comportamiento y el rendimiento de otros.

Carisma y liderazgo

En general, se considera que el carisma depende en parte de la personalidad del líder y que es fruto de la necesidad de poder. Hay evidencias que demuestran que los individuos carismáticos obtienen elevadas puntuaciones en inteligencia, carácter dominante, confianza en sí mismos y conocimiento de las actividades y tareas. Sin embargo, para que el liderazgo sea satisfactorio es fundamental que estas propiedades se expresen mediante el comportamiento de la persona, y ser consciente de que diferentes tipos de tareas requieren distintas características de liderazgo y comportamiento.

Aunque no todos los expertos coinciden en la existencia de una clara distinción entre directivos y líderes, lo cierto es que sigue habiendo determinadas diferencias entre el directivo tradicional y el directivo o ejecutivo como líder.

El coaching para el liderazgo se centra en hacer posible que los líderes reconozcan sus puntos fuertes y puntos débiles en todos los campos, y que desarrollen nuevas técnicas de liderazgo, al tiempo que les permite emprender una acción eficaz. Las capacidades de liderazgo sólo tienen un verdadero impacto en los individuos y organizaciones cuando se traducen en acciones.

En cuanto a los tipos de liderazgo, podemos considerar tres:

  • El liderazgo transaccional se basa en recompensar a los empleados sólo si realizan adecuadamente su trabajo o lo intentan con el esfuerzo suficiente.
  • El liderazgo no transaccional tiende a evitar la polémica sobre las cuestiones, es no intervencionista y suele resistirse a adoptar una postura sobre cuestiones importantes. Es la forma de liderazgo menos eficaz.
  • El liderazgo transformador está relacionado con el carisma que transmite. El líder transformador inspira libertad y pensamiento creativo, y siempre trata al individuo según sus propios méritos, e intenta desarrollar las técnicas y capacidades de la persona.

Objetivos del coaching en el liderazgo

El objetivo del coaching consiste en desarrollar y potenciar las técnicas de liderazgo transformador. Las cualidades de un líder transformador son las siguientes:

  • Flexibilidad o capacidad de adaptar el estilo de gestión a una situación o individuo.
  • Capacidad de inspirar compromiso.
  • Capacidad de hacer frente a los conflictos de un modo eficaz, sin suprimir, ignorar o negar sus manifestaciones.
  • Los buenos líderes fomentan la responsabilidad.
  • Capacidad de crear estructuras y mecanismos que inspiren y fomenten las acciones y resultados deseados, lo cual puede oscilar desde contratar a la persona adecuada para un determinado puesto de trabajo hasta reestructurar un departamento o unidad de negocio.
  • Carisma y poder para influir y persuadir a los demás, es especial respecto al cambio.
  • Técnicas interpersonales. Autoconocimiento o capacidad de establecer interacciones mutuamente productivas.
  • Capacidad de contribuir a que una organización desarrolle técnicas y conocimientos que le permitan introducir cambios y adaptarse a ellos.

Te puede interesar: El líder nace o se hace

alcanzar-metas

Competencias de los tutores ejecutivos

Pasamos a analizar algunas competencias del coach ejecutivo que son necesarias para orientar a quienes trabajan en este campo:

1. Comprensión del imperativo organizativo

Independientemente de si los tutores ejecutivos trabajan con un individuo o un grupo de individuos en una organización, es necesario que se integren en el seno de la misma, y para conseguirlo deben comprender la cultura, la filosofía y los requisitos organizativos para el éxito.

Es bastante útil que el coach tenga conocimientos del mundo empresarial y de sus exigencias. Este conocimiento incluye:

  • Los desafíos a los que tiene que hacer frente la organización y la división de la que es responsable el ejecutivo.
  • La etapa de desarrollo de la organización.
  • Las técnicas de rendimiento.
  • Las técnicas y comportamientos necesarios para el éxito del ejecutivo.

2. Alta dirección

Los ejecutivos son individuos triunfadores y ambiciosos que no suelen estar acostumbrados a los desafíos y las críticas. En realidad, su éxito puede ser un obstáculo al cambio. En este sentido, el tutor debe sentirse lo bastante seguro de sí mismo como para afrontar la actitud defensiva o la resistencia al cambio por parte del ejecutivo.

3. Perspicacia política

En las compañías siempre hay políticas a las que el tutor tiene que enfrentarse. Un tutor eficaz es un individuo políticamente no influenciable, aunque consciente de las maniobras políticas inevitables en cualquier organización.

El proceso de coaching puede sufrir si existe un desacuerdo o un conflicto entre la dirección sobre su introducción. De ahí que sea competencia del tutor educar a todos los miembros de la dirección respecto a los procesos y beneficios del coaching. El coaching funciona mejor en el marco de una cultura de coaching cuando se incorpora a otros programas de desarrollo.

4. Concentración en el cliente

Un coach eficaz es consciente de las necesidades de los clientes, tanto dentro como fuera de la organización. El tutor actúa como un recurso activo explorando, construyendo y maximizando el pleno potencial del individuo. Para conseguirlo es fundamental comprender las relaciones de los pupilos con sus clientes, así como las exigencias y expectativas de éstos. Entre las competencias necesarias para la creación y mantenimiento de la concentración en el cliente se incluyen las siguientes:

  • Tener una buena técnica de gestión de clientes.
  • Capacidad de relacionarse con individuos a todos los niveles, tanto dentro como fuera de la empresa.
  • Ser consciente de las expectativas de los clientes internos y externos.

¿Cómo puedo saber si el coach es el adecuado?

Al igual que en los deportes, donde hay entrenadores especializados en equipos, también hay coaches especializados en ejecutivos.

En todas las disciplinas de la vida existen personas especializadas, e igual ocurre en el coaching. Para cada tipo de coaching, existe un coach con aptitudes y experiencia específicas, capaces de proporcionar la orientación necesaria para ayudar a cada individuo y la organización en su conjunto a cumplir sus objetivos y su misión.

Una vez localizada una fuente de tutores potenciales, es importante recordar que el coaching es una relación, una interacción de doble sentido cuyo éxito depende en gran medida de la adaptación entre el tutor y el pupilo. Asimismo, con la creciente popularidad que está experimentando el coaching año tras año, son innumerables los coaches autodidactas que se sienten atraídos por esta profesión, aunque, por desgracia, carecen de la formación y experiencia necesarias. Un cliente potencial también debería investigar la experiencia del coach en el ámbito ejecutivo. Por ello debemos preguntarnos:

  • ¿Cuál es la experiencia del coach en su sector específico?.
  • ¿Cuál es la experiencia del coach en el nivel de intervención que requiere?.
  • ¿Cuál es la experiencia del coach en distintos tipos de coaching?.

No te pierdas: 7 estilos de liderazgo y cuándo usarlos

Coaching para el liderazgo
5 (100%) 1 voto