Cerebelo

El cerebelo no es exclusivo de los humanos. Evolutivamente hablando, es una de las porciones más antigua del cerebro. Está presente en animales y los científicos creen que existían antes que los humanos.

Funciones del cerebelo

El daño al cerebelo, aunque no causa parálisis o deterioro intelectual, puede llevar a una falta de equilibrio, movimientos más lentos y temblores (temblores). Las tareas físicas complejas se volverían inestables y vacilantes.

El cerebelo está involucrado en varias funciones, que incluyen:

  • Coordinación de la movilidad fina
  • Equilibrio
  • Tono muscular
  • Sentido de la posición del cuerpo

El cerebelo procesa información del cerebro y el sistema nervioso periférico para el equilibrio y el control del cuerpo. Actividades como caminar, golpear una pelota y jugar un videojuego involucran al cerebelo. El cerebelo nos ayuda a tener un control motor fino, mientras que inhibe el movimiento involuntario.

Coordina e interpreta la información sensorial para producir movimientos motores finos. También calcula y corrige las discrepancias informativas para producir el movimiento deseado.

El sistema modulador del cerebelo incluye lo siguiente:

Principales componentes del sistema modulador del cerebelo.

  • La corteza cerebelosa,
  • Los núcleos profundos del cerebelo: núcleo dentado, núcleo interpositus (formado por el núcleo emboliforme y globoso) y núcleo hastío,
  • La sustancia blanca.

Organización del cerebelo

Organización funcional de las aferencias al cerebelo.

Las neuronas principales de la corteza cerebelosa son las células de Purkinje que procesan información que llega desde la corteza. Las proyecciones corticales en las células de Purkinje llegan a través de núcleos pónticos que proyectan a las células granulares del cerebelo. A través de las fibras musgosas, el cerebelo también recibe información sensorial de la periferia desde la médula espinal y tronco del encéfalo.

Las células de Purkinje proyectan hasta los núcleos cerebelosos profundos.

La actividad neural en el cerebelo cambia continuamente durante el curso de un movimiento. Tanto las células de Purkinje como las de los núcleos profundos se encuentran tònicament activas en reposo y cambian la frecuencia de descarga a medida que se desarrollan los movimientos. Las neuronas del cerebelo responden selectivamente a diferentes aspectos del movimiento, como la extensión o la contracción de los músculos o la posición de las articulaciones.

El cerebro-cerebelo

El cerebrocerebelo está formado por la porción lateral de la corteza de los hemisferios cerebelosos. Recibe aferencias de la mayor parte del neocortex a través de los núcleos del puente o pontocerebelo. Envía eferencias que llegan hasta el tálamo a través del núcleo dentado, y desde el tálamo alcanzan la corteza cerebral. Lleva a cabo las funciones cognitivas (percepción visuoespacial, procesamiento lingüístico y modulación de las emociones), la planificación general de actividades motoras secuenciada y el aprendizaje motor.

 

Cuando el cerebelo recibe información que la corteza motora para a iniciar un movimiento, calcula cuál debería ser la contribución de diferentes músculos para hacer ese movimiento. El resultado de este análisis es enviado al núcleo dentado que proyecta el córtex motor a través del tálamo.

El vestíbulocerebelo

El vestíbulocerebelo recibe la información sobre la orientación de la cabeza respecto a la gravedad y los movimientos de la cabeza a través del sistema vestibular y proyecta directamente a los núcleos vestibulares. El a su vez vermis recibe información del cuello y tronco, visual y vestibular, y se relaciona con los sistemas descendientes mediales del tronco del encéfalo.

Las células de Purkinje del vestíbulocerebelo inhiben las neuronas de los núcleos vestibulares, medial y lateral. El cerebelo es capaz de modular la musculatura axial y los extensores de las extremidades, asegurando el equilibrio en reposo y movimiento. También controla los movimientos de los ojos y coordina los movimientos de la cabeza y los ojos.

El espinocerebelo

El espinocerebelo recibe información de las órdenes motoras descendentes que están produciendo sobre los músculos. Esta información le permite comparar la acción que se pretende realizar con la que están llevando a cabo los músculos. Cuando se detectan disonancias en el espinocerebelo se generan señales que corrigen estos errores.

El vermis del cerebelo recibe información visual, auditiva y vestibular, así como información somestésica de la cabeza y las partes proximales del cuerpo. Posteriormente se proyecta a través del núcleo hastío en zonas del córtex y tronco del encéfalo relacionadas con el sistema que controla los músculos proximales del cuerpo y extremidades.

Las partes de los hemisferios que están al lado del cerebelo también reciben información somestésica de las extremidades y las proyectan hasta el núcleo rojo (origen del trato rubrospinal). Las neuronas talámicas a su vez proyectan hasta zonas del córtex motor primario que controlan las extremidades. Actuando sobre las neuronas origen, el cerebelo controla la musculatura de las extremidades.

El daño del cerebelo

El daño en el cerebelo puede causar dificultad para el control motor. Las personas pueden tener problemas para mantener el equilibrio, los temblores, la falta de tono muscular, dificultades del habla, falta de control sobre el movimiento ocular, dificultad para pararse e incapacidad de realizar movimientos precisos.

El cerebelo puede dañarse debido a una serie de factores. Las toxinas que contiene el alcohol, drogas o metales pesados ​​pueden causar daños a los nervios en el cerebelo que conducen a una afección llamada ataxia. La ataxia implica la pérdida del control muscular o la coordinación del movimiento. El daño en el cerebelo también puede darse como resultado de un derrame cerebral, lesión en craneoencefálica, cáncer, parálisis cerebral, infección viral o enfermedades degenerativas del sistema nervioso.

Referencias

Bear, M.F.; Connors, B.W. i Paradiso, M.A. (1998). Neurociencia: explorando el cerebro. Barcelona: Masson-William & Wilkins España.

Bloom, F.E. i Lazerson, A. (1988). Brain, Mind, and Behavior. Nova York: Freeman and Company.

Bradford, H.F. (1988). Fundamentos de neuroquímica. Barcelona: Labor.

Carlson, N.R. (1999). Fisiología de la conducta. Barcelona: Ariel Psicología.

Carpenter, M.B. (1994). Neuroanatomía. Fundamentos. Buenos Aires: Editorial Panamericana.

Del Abril, A.; Ambrosio, E.; De Blas, M.R.; Caminero, A.; De Pablo, J.M. i Sandoval, E. (eds) (1999). Fundamentos Biológicos de la Conducta. Madrid: Sanz y Torres.

Delgado, J.M.; Ferrús, A.; Mora, F.; Rubia, F.J. (eds) (1998). Manual de Neurociencia. Madrid: Síntesis.

Diamond, M.C.; Scheibel, A.B. i Elson, L.M. (1996). El cerebro humano. Libro de trabajo. Barcelona: Ariel.

Guyton, A.C. (1994) Anatomía y fisiología del sistema nervioso. Neurociencia básica. Madrid: Editorial Médica Panamericana.

Kandel, E.R.; Shwartz, J.H. i Jessell, T.M. (eds) (1997) Neurociencia y Conducta. Madrid: Prentice Hall.

Martin, J.H. (1998) Neuroanatomía. Madrid: Prentice Hall.

Nelson, R.J. (1996) Psicoendocrinología. Las bases hormonales de la conducta. Barcelona: Ariel.

Netter, F.M. (1987) Sistema Nervioso, Anatomía y Fisiología. A Colección Ciba de Ilustraciones Médicas (volum 1) Barcelona: Salvat.

Nolte, J. (1994) El cerebro humano: introducción a la anatomía funcional. Madrid: Mosby-Doyma.

El cerebelo: organización y función
4 (80%) 6 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.