corrientes-psicologia

Contenido

El Psicoanálisis

freudEl Psicoanálisis intenta explicar el comportamiento humano y sus trastornos desde una perspectiva vivencial y comunicativa. Las relaciones con nuestros padres en nuestra infancia serían tremendamente importantes. El revivir ciertas experiencias traumáticas de nuestro pasado puede ser la manera de curar determinados comportamientos neuróticos. Se trataría  de revivir y reorganizar con la ayuda del terapeuta determinadas vivencias traumáticas, reprimidas en nuestro inconsciente pero no por ello menos activas. Dentro de sus planteamientos sobre la estructura de la personalidad se trataría de que el yo ganara terreno al ello y al super-yo.

hace mucho hincapié en las dos fuerzas que, según él, rigen de una manera fundamental el comportamiento humano, el Eros y el Tánatos, la sexualidad y la agresividad.

Se le ha criticado y se le sigue criticando al psicoanálisis su alejamiento de la metodología científica. Escasean las hipótesis contrastables, no se consideran necesarios los experimentos…

Epistemológicamente el psicoanálisis tiene muchos problemas, sin embargo desde el punto de vista cultural nadie puede negar su extraordinaria importancia a lo largo del siglo XX.

El Conductismo

El conductismo como tal fue fundado por Watson en 1913 (“El manifiesto behaviorista”).  Sin embargo el psicólogo más conocido y más representativo de esta corriente ha sido Skinner (1904-1990).

Esta corriente apuesta de una manera rotunda por la experimentación y por la conducta manifiesta: estímulos y respuestas. Se trata de buscar leyes científicas que establezcan relaciones de predicción entre una variable independiente (estímulo) y una variable dependiente (respuesta). Predecir y controlar la conducta serán sus objetivos preferentes.

skinnerAl poner entre paréntesis los procesos bioneuronales y cognitivos (tal vez porque consideraba que tanto el cerebro como los procesos cognitivos eran excesivamente complejos) deja fuera aspectos fundamentales del ser humano.

El conductismo tuvo su esplendor a mediados del siglo XX pero ha dejado de ser el paradigma adecuado de la psicología: no se puede poner entre paréntesis (caja negra) toda la realidad neurológica y cognitiva que caracteriza al ser humano.

Sin embargo muchos de sus descubrimientos siguen siendo válidos y se siguen utilizando con eficacia en psicoterapia.

A Skinner se le suele considerar el investigador más importante del aprendizaje por refuerzo (condicionamiento instrumental). De las conductas que hacemos a lo largo del día quedan fijadas aquellas conductas que se nos refuerzan. Si a un niño los profesores y sus padres le dicen con frecuencia que dibuja muy bien, este niño puede llegar a ser un gran pintor en el futuro, aprenderá la conducta de pintar y se convertirá en una conducta habitual suya. Los refuerzos pueden ser múltiples: el afecto, la aprobación, el cariño, el sexo, la comida, el dinero…

La Psicología Cognitiva

diagrama flujo

Diagrama de flujo,  muy utilizados por informáticos y psicólogos cognitivos

Surgió, con planteamientos muy diferentes de los planteamientos conductistas, en los años 50 y 60 del siglo pasado. La Psicología Cognitiva Acepta el uso del método científico y rechaza la introspección como método válido de investigación y quiere recuperar el estudio de la mente de una manera rigurosa. Para ello se presta atención al funcionamiento de ordenadores y servomecanismos con un desarrollo extraordinario en la segunda mitad del siglo XX.  Nuestra mente funcionaría de una manera similar a los ordenadores. Los psicólogos deben pedir ayuda a los informáticos. En este maridaje mente-ordenadores posteriormente  han surgido nuevos planteamientos, el conexionismo, que  reta a los informáticos a que estudien cómo funciona el cerebro para imitarlo. Esta corriente digamos que da más importancia a lo neurológico, con lo cual nos estaríamos acercando a  planteamientos más biológicos y, por lo tanto, más plausibles y comunes en psicología

En esta polémica ordenadores versus mente-cerebro creo que  el filósofo John R. Searle hace unas reflexiones muy acertadas. En la revista “Investigación y Ciencia” de Marzo de 1990 publica un artículo con el siguiente título: “¿Es la mente un programa informático? Y responde en la primera línea: “No. Los programas se limitan a manipular símbolos; la mente humana, en cambio, les atribuye significado” . Al final del artículo sintetiza su argumentación: “En este debate, a uno y otro bando se les escapa la distinción entre simulación y duplicación. Por lo que a la simulación concierne, no existe dificultad en programar un ordenador para que imprima “Te quiero, Loli”, “¡Ja, ja, ja!” o “Estoy sufriendo la angustia de la sociedad postindustrial bajo el capitalismo tardío”. Lo que importa es que la simulación no es lo mismo que la duplicación y ese hecho reviste igual importancia, ya se trate de pensar en aritmética o de sentir angustia. La clave no está en que el ordenador apenas llegue a medio campo y no a la puerta contraria. Está en que el ordenador ni siquiera hace el saque: no está jugando a este juego”.

El pensamiento es una función producto de la evolución y no tiene unos planteamientos estrictamente lógicos y secuenciales como los programas informáticos. Es una función biológica y a veces actúa con atajos, de una manera tortuosa y con errores…

Dentro del “cognitivismo” hay una corriente orientada a la psicoterapia que hace hincapié en la importancia de las ideas en el comportamiento sano o enfermo. No sólo curarían los fármacos. Es el conjunto de planteamientos denominados “terapia cognitiva”. Estos planteamientos están bastante alejados de los planteamientos mucho más técnicos referidos a la semejanza de la mente con el ordenador. Howard Gardner tal vez haya sido uno de los psicólogos que ha planteado de una manera más clara e inteligible los planteamientos de la “revolución cognitiva” en su libro “La nueva ciencia de la mente”.

La Psicología Humanista

En la década de los años 60 del siglo pasado surgió una nueva corriente psicológica, opuesta a los planteamientos psicoanalíticos y conductistas y en íntima relación con el humanismo, la fenomenología y el existencialismo. Lo primordial serán los valores éticos referidos al ser humano y una valoración primordial de lo intuitivo, de la relación interpersonal satisfactoria, especialmente en la relación terapeuta-cliente.

Sus representantes más importantes son Abraham Maslow (se adjunta al lado su famosa pirámide de necesidades), Carl Rogers, Rollo May.

A esta corriente se le ha criticado su alejamiento de la metodología científica. No es suficiente una relación empática entre terapeuta y cliente, no son suficientes las intuiciones que uno pueda obtener de esa relación. Se necesita establecer protocolos de causa-efecto si queremos curar. En el caso de un problema  médico, por ejemplo, es muy conveniente que establezca una relación empática con el enfermo –nadie lo niega- pero no basta. Si quiere curar la neumonía que tiene un enfermo concreto  es necesario que se haya investigado previamente esta enfermedad, que se conozcan vía experimental cuales son las causas de esta enfermedad (pueden causarla bacterias, virus y hongos) y el tratamiento más efectivo para revertir el proceso. Lo mismo pasaría si abordáramos un problema psicológico.

Pirámide de Maslow

piramide-Maslow2

El campo de la ética, tan querido de los psicólogos humanistas, tiene una importancia fundamental pero pertenece al ámbito de la sabiduría humana no de la ciencia.

José Luis García Franco
Psicólogo

Breve repaso a las principales corrientes de la Psicología
5 (100%) 1 voto