Probablemente en los últimos años hayas oído hablar bastante del Blue Monday. Supuestamente, es el día “más deprimente del año”. Al parecer, el “lunes triste” es el tercer lunes del mes enero de cada año, por lo que el número exacto es variable (en 2019 cae en 21, pero este número cambia de año en año).

Pero ¿Por qué se supone que este es el día más triste del año?


¿de dónde viene el Blue Monday?

Según el Dr. Cliff Arnall, investigador del Centro para el Aprendizaje Permanente de la Universidad de Cardiff, el Blue Monday es el día más deprimente del año desde que en 2005 creó una fórmula científica que así lo aseguraba.

Los factores utilizados para calcular la fecha del día más triste del año incluyeron las condiciones climáticas, el nivel de deuda económica acumulada frente a la capacidad de pago, el tiempo transcurrido desde Navidad, el tiempo que ha pasado desde el fracaso de los propósitos de Año Nuevo, la poca motivación y la necesidad de tomar medidas al respecto.

Esto mostró que la mayoría de las personas se sienten más deprimidas el lunes de la tercera semana de enero. En esta fatídica fecha, los buenos propósitos suelen haber fracasado ya, y las vacaciones navideñas parecen muy lejanas. Además, los días aún son muy cortos y oscuros, y el lunes es, por supuesto, el primer día de la semana laboral para la mayoría de las personas, lo que a menudo produce malestar, tensión y tristeza.

Para calcular con precisión el día más deprimente del año, Cliff utilizó la siguiente fórmula:

blue-monday

donde W=tiempo atmosférico, D=deuda, d=sueldo mensual, T=tiempo transcurrido desde Navidad, Q=tiempo desde que abandonamos nuestros propósitos de año nuevo, M=bajos niveles de motivación, y Na=sentimiento de necesidad de hacer algo.

Origen del término Blue Monday

El término “Blue Monday” deriva del concepto inglés de “sentimiento azul”, que es sinónimo de estar abatido, triste o deprimido. El color azul en la cultura anglosajona tiene relación con el luto y el velatorio. Antiguamente, si un barco perdía a su capitán o su primer oficial, la tripulación pintaba una banda azul alrededor del barco. Esta simple banda mostraba inmediatamente que tenían el «blues» y, por lo tanto, estaban de luto.

Hoy en día hay muchas razones en nuestra vida diaria para sentirnos abatidos. Un trabajo estresante puede contribuir a menudo a sentirnos infelices, la experiencia de la sobrecarga laboral y familiar, junto con las deudas económicas que todos contraemos, es hoy por hoy la causa de un fuerte agotamiento para muchas personas. En el Blue Monday se dice que la tensión se incrementa para las personas que se sienten extenuadas debido a las exigencias de la vida moderna, aunque todavía son capaces de sacar fuerzas de flaqueza para seguir adelante.

mujer-lee-playa

El estrés crónico y sus efectos

Las personas podemos manejar mejor un poco de estrés agudo que el estrés crónico. No descansar correctamente por las noches o los fines de semana, entre otros, produce estrés crónico. Esto se genera porque la glándula pituitaria envía estímulos continuos a las glándulas suprarrenales para producir más adrenalina. Las glándulas suprarrenales ya no pueden hacer frente a las señales continuas en un momento dado y terminan agotándose. El cuerpo se siente extremadamente cansado y experimentamos estados de ánimo negativos, a veces incluso depresivos. Esta no es una depresión clínica como tal, pero es un estado de ánimo que nos hace sentir muy cansados e incluso desesperados.

Una señal para parar y relajarnos

Desde otro punto de vista, el Blue Monday puede tomarse como una señal de alerta para intentar tomarnos más tiempo de descanso en el próximo año. Una señal de que deberíamos pensar menos en nuestros compromisos y buscar tiempo para relajarnos en el fin de semana o nuestros días libres, cualquiera que sea. No es preciso salir o quedar con gente a todas horas, también podemos considerar la posibilidad de quedarnos en casa sin nada que hacer, sin horarios, sin arreglarnos para quedar bien, sin correr… busca tiempo para estar contigo mismo, sin presiones externas, disfruta de un relajado paseo, de escuchar música, leer, ver una película… o simplemente quédate más tiempo en la cama, la cuestión es buscar el momento para dejar de correr, para aprender a aburrirnos, como se hacía antes…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here