bisexual

La bisexualidad se ha definido como la orientación sexual de un individuo al sentir amor o deseo sexual tanto por las personas de su mismo sexo como del sexo contrario.  En la actualidad el concepto se incluye dentro de las tres clasificaciones principales de la orientación sexual; junto a la heterosexualidad y la homosexualidad. Y aunque mucha gente lo cree, no es una etapa de transición a la homosexualidad.

La bisexualidad no es algo propio de la especie humana (se ha encontrado comportamientos homo y bisexuales en numerosas especies animales) ni de la época histórica actual (en Grecia y Roma, por ejemplo, era normal en los hombres tener relaciones sexuales con sujetos de ambos sexos).

Los prejuicios sobre la bisexualidad

Hay muchos prejuicios tanto en torno a la bisexualidad masculina como de la femenina, estos serian los más frecuentes;

Son unos viciosos. Al igual que ni a todos los heterosexuales, ni a todos los gais les gustan todas las personas del sexo contrario, a los bisexuales no les gustan todas las personas con las que se relacionan.

Son infieles por naturaleza. La infidelidad no tiene nada que ver con la orientación sexual. Una persona bisexual puede tener relaciones monógamas estables.

En realidad son homosexuales. Este prejuicio es debido a que personas gais o lesbianas han dicho ser bisexuales antes de reconocer su homosexualidad por miedo al rechazo ya que la bisexualidad tiene implícita una parte heterosexual

En su mayoría son mujeres. Hay por igual hombres y mujeres bisexuales, lo que parece que en el caso de los varones ser bisexual puede cuestionar su virilidad, cosa que no sucede con las mujeres.

Diferencias entre la bisexualidad masculina y la femenina

Los hombres y las mujeres suelen vivir de forma diferente la sexualidad, por norma general, a las mujeres les suele gustar más los juegos preliminares que a los hombres y valoran más la personalidad de la pareja a la hora de mantener relaciones sexuales. La relación entre deseo, excitación y orgasmo no es tan directa como encontramos en los varones. Esto va a determinar la manera de entender las relaciones sexuales.

Además, históricamente la educación de hombres y mujeres ha sido muy distinta y esto ha influido en la vivencia de la sexualidad y de la bisexualidad de cada sexo. Hasta hace no mucho la educación amorosa y sexual de las mujeres había estado encaminada a satisfacer al hombre, desatendiendo su propio deseo y, aunque esta tendencia poco a poco parece que va cambiando, todavía estamos en el camino para que muchas mujeres puedan vivir con naturalidad su sexualidad. Aún hay muchas féminas que no expresan sus deseos y sentimientos sexuales por miedo al rechazo o a la vergüenza. Y, eso a pesar de varios estudios que afirman que es mayor el porcentaje de chicas bisexuales que de chicos, incluso es más común en las mujeres experimentar fantasías con personas de su mismo sexo. Además, no es raro entre las mujeres mostrarse afectuosas con sus amigas, dándose besos, cogiéndose de la mano.

Estudios sobre la bisexualidad masculina y femenina

Sobre la bisexualidad hay numerosos estudios publicados durante la segunda mitad del siglo XX y siglo XXI, en los que se describen resultados como que los bisexuales tienen una libido más activa, tanto en lo que respecta a frecuencia en las relaciones sexuales como mayor cantidad de fantasías eróticas. Pero los inicios se remontarían a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Unos de los pioneros al hablar abiertamente de bisexualidad fue el mismo Sigmund Freud, quien planteó la Teoría de la bisexualidad innata, la cual dice que todos los seres humanos somos bisexuales desde el nacimiento y esta bisexualidad se relaciona con la existencia o no del órgano masculino y la atracción que siente la persona hacia este. Freud también expresó que la bisexualidad no era una sexualidad en sí, sino una etapa de transición hacia la sexualidad definitiva. Estas creencias sobre la bisexualidad biológica han sido rechazadas por muchos psicoanalistas posteriores.

Kinsey en su trabajo Sexual behavior in the human male (1948) centrado en los varones, estudio que luego repitió con mujeres en 1953, encontró que gran parte de los participantes de este tenían tendencias bisexuales por lo que concluyó que la bisexualidad era más frecuente en la sociedad de lo que se pensaba. Creo una escala en la cual se divide en 7 estadios la tendencia sexual y que va desde la heterosexualidad a la homosexualidad más pura con 5 grados de bisexualidad.  Descubrió que el 60 por ciento de la población masculina y el 33 por ciento de la femenina habían tenido experiencias con personas de su mismo sexo.

escala-orientacion-sexual-kinsey

Escala de la orientación sexual de Kinsey.

Referencias

Freud, S. (1993) Obras completas de Sigmund Freud. Volumen VII- Tres ensayos de teoría sexual, y otras obras (1901-1905) Amorrortu 5. ª Reimpresión- Buenos Aires

Kinsey, A. C., Pomery, W.B, Martin, C.E, (1998) Sexual Behavior in the Human Male. Bloomington: Indiana University Press

Kinsey, A. C., Pomery, W.B, Martin, C.E & Gebhard, P.H. (1998) Sexual Behavior in the Human Female. Bloomington: Indiana University Press

Bisexualidad masculina y femenina, diferencias y conceptos clave
4.8 (96%) 5 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.