Biografía de Edward Hopper



Edwuard Hopper fue uno de los artistas más destacados del último siglo. Este pintor estadounidense reflejó una parte de la sociedad en la que vivía a través de sus obras. Vamos a conocer mejor quién fue, cómo desarrolló su obra y qué repercusión ha tenido en nuestros días.

Quién fue Edward Hopper

Edward Hopper nació en 1882 en Nyack, en Estados Unidos. Perteneció a una familia burguesa y estudió en la New York School of Art, escuela en la que conoció a otros artistas que fueron clave en el arte estadounidense, tales como Guy Pène du Bois, Rockwell Kent, Eugene Speicher y George Bellows.



En su formación tuvieron un papel muy importante tres de sus profesores. Estos serían William Merrit cHase, Kenneth H. Miller y Robert Henri. Estos tres nombres influyeron en que Edward Hopper desarrollara una obra en la que predomina una composición espacial ordenada y encontrara su propio estilo.

Otra de las experiencias que fueron clave para este artista fueron sus viajes por Europa. En 1906 viaja hasta el viejo continente por primera vez, concretamente a París, donde se vio muy influenciado por los impresionistas.

Un año después recorrió Londres, Berlín y Bruselas. En 1909 volvería a París, donde su estilo empezó a definirse hasta ser lo que hoy conocemos de este artista. Estos viajes supusieron un enriquecimiento muy importante para el artista.

Dicho estilo juega con las luces y las sombras, la representación de interiores y, sobre todo, el tema de la soledad, que protagoniza gran parte de su obra. Influyeron en él, como decíamos, los impresionistas Manet, Monet, Pisarro, Sisley… pero también Goya, uno de sus artistas favoritos.

Tras todos estos viajes, volvió a Estados Unidos y permaneció allí hasta su muerte. Esta se produjo en 1967 en Nueva York, que habitó gran parte de su vida.

En estos años en los que vivió en Estados Unidos deja atrás las nostalgias europeas y se centra en mostrar cómo era la vida cotidiana americana. Es por ello que en sus pinturas se reflejan imágenes urbanas de Nueva York, las cuales tienen un gran protagonismo.

Fue uno de los primeros miembros del Whitney Studio Club, el centro más dinámico para los artistas independientes de la época. Llegó a dejar durante un tiempo la pintura e indagó en otras técnicas, como el grabado. Por todo ello fue reconocido en muchas ocasiones, una de ellas por la National Academy, una de las más importantes del momento.

La obra de Edward Hopper

De Edward Hopper se dice que fue el pintor norteamericano que retrató el silencio, el pensamiento y la soledad. Sus obras se caracterizan por mostrar la soledad. En ellas, transmite la vida estadounidense del siglo XX mediante su particular visión sobre ella.

En alguna ocasión, el pintor aclaró que él no pintaba hechos, sino pensamientos. Esto es algo que se puede observar al admirar su pintura, en la que aparecen escenas aparentemente cotidianas y normales, pero que siempre encierran algo extraño que hace que la persona que la admira note algo diferente.

Fue un prolífico pintor, de cuya creación destaca una obra de forma muy especial. Se trata de Noctámbulos (Nighthawks), donde se ve a cuatro personas en un bar por la noche. Esta obra es la más notable del artista, además de ser una de las obras insignia del arte estadounidense.

Sus primeros éxitos llegaron en una exposición de acuarelas que realizó en 1923 y otra de lienzos un año más tarde. Esto hizo que el artista fuera considerado como uno de los realistas más destacados del momento.

El público se vio atraído por sus escenas cotidianas y la representación figurativa que el artista hizo de estos momentos. Todo ello con el silencio como protagonista y un sentido poético que Hopper da a los objetos que ilustra en su pintura.

En su obra se pueden ver también imágenes urbanas y rurales, en las que consigue transmitir a la persona que lo ve la sensación de silencio y soledad. Todo ello, en espacios en los que hay personas reales.

Esto lo consigue gracias a la composición de las imágenes, el juego de luces y un sinfín de detalles a los que presta atención el artista. Estos detalles son mínimos, pero los justos y necesarios para conseguir hacer llegar esta sensación a quien contempla su obra.

De hecho, la mayoría de sus cuadros aparecen siempre desiertos, sin excesos, y en ellos se puede sentir la falta de conexión y de comunicación entre los protagonistas. Ejemplo de ello es la obra mencionada, Noctámbulos, o Despacho en una ciudad pequeña.

En fin, como habrás podido ver, Edward Hopper fue un artista muy importante y relevante en la historia del arte. Gracias a sus pinturas podemos ver y entender mejor a una sociedad muy cercana a la nuestra en tiempo y también entender la soledad que, curiosamente, es muy frecuente en lugares con mucha gente como las ciudades.

Biografía de Edward Hopper
5 (100%) 1 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here