Automasaje

Verificado Redactado por Marta Guerri. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 1 mayo 2021.

En qué consiste el automasaje

Podemos entender el automasaje es aquel que cada persona se lo aplica a sí misma. Al igual que el masaje general, éste nos va a servir como prevención y cura de distintas sintomatologías, como por ejemplo el dolor de cabeza, la migraña, o para rebajar la tensión acumulada en la zona del cuello.

De hecho, la tensión y la sensación de estrés suele percibirse en esa zona, y mediante un sencillo masaje podemos ayudar a combatirlo. Si nos fijamos, nosotros mismos en numerosas ocasiones al sentir dolor tendemos a llevar la mano sobre la parte del cuerpo que nos molesta. Es casi un acto reflejo, y tiene su significado.

De todas formas, debemos tener en cuenta que el automasaje si lo aplicamos correctamente, será mucho más efectivo, de lo contrario puede incluso que no tenga ningún efecto sobre nuestro organismo. hemos de ser pacientes y también constantes a la hora de cuidar a nuestro cuerpo.

Con esto nos referimos, por ejemplo, a adecuar el ambiente en el que estamos cuando vamos a realizar una sesión de automasaje, como estar en silencio y procurar que nadie ni nada nos perturbe nuestro momento. Rebajar la intensidad de luz también nos resultará beneficioso. Debemos relajarnos en la medida de lo posible con factores como: tranquilidad, luz suave y, por supuesto, desconectar el teléfono móvil.

Cuando estemos listos, hay que pasar a desvestirse para dejar la zona de los hombros al aire libre, recogerse el cabello en el caso de tenerlo largo y aplicarnos una crema en las manos si están secas. Preferiblemente haremos las maniobras sentados. Recordar que dichas maniobras deben ser lentas y al compás de la respiración.

Fases del automasaje

  1. Comenzaremos el masaje por la zona de la cabeza. Presionaremos con suavidad con la punta de los de los dedos el cráneo. Se entiende que cada mano a cada lado del cráneo. Lo que llamamos la sienes, siguiendo el mismo paso con el contorno de las orejas, y la frente. Repetiremos dicha maniobra varias veces. Recordar que también podemos masajear la frente y las sienes si tenemos dolor de cabeza intenso.
  2. Eliminaremos la tensión acumulada del cuello y de la zona de los hombros dando un masaje con movimientos en círculo con la punta siempre de los dedos. Colocaremos las palmas de las manos sobre la zona de los hombros y masajearemos esta yendo al cuello hacia los hombros. Tendremos en cuenta que la región que une la cabeza con el cuerpo suele ser una zona de tensión por regla general. No esperaremos a estar muy tensos para ocuparse de esta zona. Lo haremos con fines preventivos, con frecuencia.
  3. Ahora ejerceremos una ligera presión con la mano derecha sobre los músculos de los hombros, en este caso del hombro izquierdo, masajeando de manera profunda desde el interior del hombro al exterior. Luego haremos lo mismo con la otra mano y con el otro hombro, o sea el derecho.
  4. En el último paso utilizaremos los extremos de los dedos para masajear de nuevo la frente y las sienes, hasta llegar a la zona de las mejillas. Y a continuación por el contorno de los labios, efectuando unos ligeros y pequeños movimientos en círculo para relajar la boca.

David Álvarez. Terapeuta

Psicóloga con Máster en Terapia de la Conducta y la Salud. Máster en RRHH. Diplomada en Enfermería con postgrado en Salud Mental. Psicóloga especializada en terapia con familias con vulnerabilidad social en el Servicio de Orientación y Acompañamiento a Familias (SOAF).

1 comentario en «Automasaje»

  1. Hola,buenas tardes!

    Miro bastante vuestra web como fuente de inspiración para hacer una pagina de la misma temática.

    Veo los textos bastante claros y explicativos. Buen trabajo

    Responder
Deja un comentario