Autofobia o el miedo a estar con uno mismo

Autofobia o monofobia


En una sociedad donde cada vez existen más estímulos externos y donde los objetivos son alcanzar el éxito, es fácil caer en la autofobia. Por este nombre igual no se nos vienen muchas definiciones a la cabeza, sin embargo, es algo que se está extendiendo de forma demasiado veloz. La autofobia se trata del miedo o la fobia a estar con uno mismo. Aunque parezca extraño, este miedo a estar con nosotros mismos es cada vez más frecuente.

A lo largo del artículo indagaremos en las raíces de este problema. Se abordarán conceptos como la atención plena y la aceptación, así como el hecho de desarrollar una buena educación emocional. Sin duda, se trata de un tema interesante a la par que inquietante. ¿Cómo hemos podido llegar a tener miedo a estar con nosotros mismos? ¿En qué punto de la estructura social está el fallo ¡Adelante!



Autofobia: ¿Nos tenemos miedo?

Como se describía en la introducción, la autotobia, también conocida como monofobia, es el miedo a estar con nosotros mismos. Cabe destacar que no debe confundirse con el miedo a la soledad. La autofobia podemos experimentarla incluso rodeados de gente. El simple hecho de enfrentarnos a nosotros mismos puede llegar a paralizarnos. Se trata de una fobia, sin duda, muy llamativa y destructiva para aquel que la padece.

Pero, ¿qué se esconde detrás de esta fobia? Existen diferentes explicaciones para abordar este miedo, pero la más evidente es la falta de educación emocional. Desde que nacemos comienza nuestro condicionamiento social. La sociedad y las exigencias modernas de éxito pueden llevar a convertirnos en personas completamente desconectadas de nosotras mismas. ¿Esto qué significa? Que, aunque no lo creamos, no nos conocemos.

Educación emocional

La educación emocional es fundamental para conocernos e indagar en nosotros mismos. Aprender a manejar nuestras emociones y pensamientos es clave para alcanzar estados de bienestar adecuados. Cuando vivimos tan solo preocupados por lo externo, se nos olvida algo importante: nosotros. Es cierto que en esa externalización estamos “nosotros” en forma de trabajo para pagar facturas, en forma de estudios, en forma de compras, de ocio… Pero no se trata de un “nosotros” interno, en el que profundizamos en nuestra mente.

¿Cuánto tiempo tardamos en sacar el móvil del bolsillo cuando no tenemos nada que hacer? Posiblemente unos segundos. Al no saber manejar nuestros pensamientos ni emociones, cada vez que estamos solos o nos sentimos solos, comenzamos a ser invadido por sensaciones incómodas. ¡Exacto! Son nuestros pensamientos y emociones descontrolados. ¡Nos asustamos de nosotros mismos! Lo más fácil es sacar el teléfono, poner la televisión o realizar cualquier tipo de actividad para entretenernos en lugar de lidiar con nosotros mismos. De esta forma, no es extraño que cada vez sea mayor la adicción a los dispositivos móviles. Pero, ¿qué podemos hacer?

Atención plena y aceptación para la autofobia

Detrás de la autofobia se esconde este miedo a enfrentarnos a nuestros propios pensamientos y a nuestras emociones. Somos incapaces de soportar un rato con nosotros mismos porque no sabemos a hacer frente a todo aquello que ocurre en nuestra mente. Nos sentimos ahogados. Cuando cada pensamiento se convierte en una flecha y cada emoción en algo doloroso, tendemos a huir y externalizamos nuestra conducta.

Al no saber manejarnos, poco a poco, acumulamos situaciones negativas que no hemos sabido solventar. De este modo, cuando estamos a solas o cuando estamos con más gente pero nos sentimos solos, sentimos que nuestra mente es un volcán. Es por ello, tan importante, comenzar a tomar medidas. ¿Cuál es el camino para vencer la autofobia? La atención plena y la aceptación son dos técnicas que nos ayudarán a trabajar este miedo. ¿De qué se trata?

Atención plena

La atención plena, o mindfulness, consiste en prestar atención al momento presente. Cuando centramos nuestra atención en el presente, por ejemplo, en la respiración, nuestra mente deja de atender aquellos pensamientos y emociones que nos llenan de tristeza o rabia. Es importante no juzgarlos. A través de la atención plena aprenderemos a no identificarnos ni con nuestros pensamientos ni con nuestras emociones, porque no somos ni lo uno ni lo otro.

“La meditación es ser consciente de lo que está pasando ahora mismo: en tu cuerpo, en tus sentimientos, en tu mente y en el mundo”.

-Thich Nhat Hanh-

Es cierto que si pensamos en beber y bebemos podemos decir que hemos llevado a cabo una acción a través de un pensamiento. Sin embargo, los pensamientos son variables y cambiantes. Hoy podemos pensar que no sabremos enfrentar nuestros problemas y a las pocas semanas podemos vernos capaces de “comernos el mundo”. De esta forma, nos damos cuenta que los pensamientos son manejables y aprendidos. Es por esto tan importante aprender a observarlos, no juzgarnos y no identificarnos con ellos.

Como afirma el experto en meditación Jack Kornfield: “El mindfulness nos invita a regresar al ahora, al momento presente, en lugar de obsesionarnos pensando en un pasado que ya no existe o en fantasear sobre un futuro que aún no ha llegado”. El autor también afirma que “con el poder del mindfulness, podemos estar plenamente presentes ante la insoportable belleza e inevitable tragedia que comporta nuestra vida humana. Podemos abrazar con dignidad la vida que nos ha sido dada y cuidar de ella”.

Aceptación

La aceptación es un proceso psicológico a través del cual interiorizamos aquello que ha ocurrido y aceptamos que ya no se pueden cambiar los hechos. Sin embargo, la aceptación es un proceso muy activo, no significa estar de acuerdo con aquello que ha tenido lugar, significa que lo que pasó, pasó y toca mira hacia adelante. Es momento de tomar medidas para evitar que vuelva a ocurrir una situación dolorosa.

A través de este proceso, los pensamientos más frecuentes también dejarán de invadirnos. ¿Qué podemos aprender de las experiencias negativas? A través de esta cuestión, podemos transformar los pensamientos negativos obsesivos en aprendizaje. Así pues, la aceptación también representa un aprendizaje activo de aquello que nos ha ocurrido y no hemos sabido solucionar.

“La atención es una manera de hacerse amigo de nosotros mismos y de nuestra experiencia”. 

-Jon Kabat-Zinn-

Como afirma Jon Kabat-Zinn, médico y referente mundial en la práctica del mindfulness, “para poder alcanzar niveles más elevados de salud y bienestar, no debemos partir del lugar al que nos gustaría ir, sino del lugar en el que, en este mismo momento, estamos”. En esta afirmación, observamos que a través de la atención plena nos será más fácil practicar la aceptación.

Kabat-Zinn prosigue y comenta que “el paso que conduce a una mayor salud solo es posible desde el lugar en el que nos encontramos. ‘Ahora’ es el trampolín de toda posibilidad futura. Por ello insistimos tanto en la necesidad de contemplar detenidamente nuestros síntomas y sensaciones al respecto y de aceptarlos tal como son.

Bibliografía

Kabat-Zinn, J. (2016) Vivir con plenitud las crisis. Cómo utilizar la sabiduría del cuerpo y la mente para enfrentarnos al estrés, el dolor y la enfermedad. Barcelona: Editorial Kairós.

Kornfield, J. (2018) El mejor momento es ahora. Madrid: Ediciones Urano.

Autofobia o el miedo a estar con uno mismo
5 (100%) 3 voto[s].





Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here