Apnea del sueño, qué es, tipos y tratamiento

Verificado Redactado por Marta Guerri. Este artículo ha sido revisado, actualizado y verificado por nuestro equipo de psicólogos por última vez el 1 mayo 2021.

La apnea del sueño es un trastorno grave que se produce cuando la respiración se interrumpe durante el sueño. Las personas con apnea del sueño dejan de respirar repetidamente mientras están durmiendo, en ocasiones hasta cientos de veces durante una sola noche.

En qué consiste la apnea del sueño

Apnea significa literalmente «sin aliento» o «dejar de respirar». Cuando se padece apnea del sueño, el aire deja de fluir por los pulmones durante 10 segundos o más, es decir, dejamos de respirar.

Esto hace que el nivel de oxígeno en sangre baje, lo que a su vez hace que el cerebro nos haga despertar lo suficiente como para volver a respirar. Después volvemos a dormir y el ciclo comienza de nuevo.

Esto puede suceder más de 30 veces cada hora y es posible que ni siquiera lo sepamos. Como podemos imaginar, el hecho de que interrumpamos el sueño para recuperar la respiración hora tras hora, noche tras noche, puede ejercer gran presión sobre todo nuestro cuerpo. Al día siguiente nos sentiremos tremendamente cansados, como si no hubiéramos dormido. La apnea del sueño no es solo un inconveniente. Si no se diagnostica ni se trata, puede tener graves efectos para la salud a largo plazo.

Problemas asociados a la apnea del sueño

Si no se trata, la apnea del sueño puede causar una serie de problemas de salud que incluyen hipertensión, accidente cerebrovascular, cardiomiopatía (agrandamiento del tejido muscular del corazón), insuficiencia cardíaca, diabetes y ataques cardíacos.

También puede ser responsable del deterioro de nuestras funciones cognitivas, con problemas de memoria, irritabilidad, falta de concentración, aumento de tiempos de reacción y somnolencia diurna, que a su vez se relaciona con un incremento de accidentes laborales y automovilísticos, así como el bajo rendimiento en la escuela en niños y adolescentes.

Tipos de apnea del sueño

1. Apnea obstructiva del sueño

La apnea obstructiva del sueño es la más común de las dos. Este tipo de apnea se caracteriza por provocar episodios repetitivos de bloqueo completo o parcial de la vía aérea superior durante el sueño. Durante un episodio apneico, el diafragma y los músculos del pecho trabajan más a medida que aumenta la presión para abrir las vías respiratorias. La respiración generalmente se reanuda con un jadeo fuerte o una sacudida del cuerpo. Estos episodios pueden interferir con el sueño profundo, reducir el flujo de oxígeno a los órganos vitales y causar irregularidades en el ritmo cardíaco.

2. Apnea central del sueño

En la apnea central del sueño, las vías respiratorias no están bloqueadas, pero el cerebro no puede indicar a los músculos que respiren debido a la inestabilidad en el centro de control respiratorio. La apnea central está relacionada con la función del sistema nervioso central.

¿Quién padece apnea del sueño?

La apnea del sueño la padecen en aproximadamente el 25% de los hombres y casi el 10% de las mujeres. Puede afectar a personas de todas las edades, incluidos bebés y niños, pero, en particular, a personas mayores de 50 años y con sobrepeso.

Factores de riesgo

Ciertos rasgos físicos y características clínicas son más habituales en pacientes con apnea del sueño. Estos incluyen exceso de peso, ser fumador y/o bebedor, tener el cuello grande y anormalidades estructurales que reducen el diámetro de la vía aérea superior, como obstrucción nasal, paladar blando y bajo, amígdalas agrandadas o una mandíbula pequeña.

Apnea Sueno Cpap

¿Qué causa la apnea del sueño?

La apnea obstructiva del sueño es causada por un bloqueo de las vías respiratorias, generalmente cuando el tejido blando en la parte posterior de la garganta se colapsa durante el sueño.

La apnea central del sueño generalmente se observa en pacientes con disfunción del sistema nervioso central, como por ejemplo después de un accidente cerebrovascular o en pacientes con enfermedades neuromusculares como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA, enfermedad de Lou Gehrig). También es común en pacientes con insuficiencia cardíaca y otras formas de enfermedad cardíaca, renal o pulmonar.

Síntomas de la apnea del sueño

A menudo, los primeros signos no son reconocidos por el paciente, sino por el compañero de cama. Los signos y síntomas más comunes son:

  • Ronquidos.
  • Somnolencia diurna o fatiga.
  • Inquietud durante el sueño, frecuentes despertares nocturnos.
  • Despertares repentinos con una sensación de jadeo o asfixia.
  • Boca seca o dolor de garganta al despertar.
  • Deterioro cognitivo, como dificultad para concentrarse, olvido o irritabilidad.
  • Trastornos del estado de ánimo (depresión o ansiedad).
  • Sudores nocturnos.
  • Micción frecuente durante la noche.
  • Disfunción sexual.
  • Dolores de cabeza.
  • Las personas con apnea central del sueño con mayor frecuencia informan despertares recurrentes o insomnio, aunque también pueden experimentar una sensación de asfixia o jadeo al despertar.

Los síntomas en los niños

  • Bajo rendimiento escolar.
  • La lentitud o la somnolencia, a menudo se malinterpretan como pereza en el aula.
  • Dificultad para respirar y tragar durante el día.
  • Movimiento hacia adentro de la caja torácica al inhalar.
  • Posiciones de sueño inusuales, como dormir sobre las manos y las rodillas, o con el cuello hiper extendido.
  • Sudoración excesiva en la noche.
  • Trastornos del comportamiento y el aprendizaje (hiperactividad, déficit de atención).

La diferencia entre apnea del sueño y roncar

Con demasiada frecuencia, los ronquidos y la apnea del sueño se confunden o se consideran lo mismo, pero no lo son.

El ronquido es simplemente un sonido causado por una vibración durante la respiración. La vibración es el resultado de una vía aérea parcialmente (pero no totalmente) bloqueada en la boca, nariz o garganta. Los ronquidos pueden ser causados ​​por varios factores como:

  • Resfriados o infecciones sinusales.
  • Tabique nasal desviado.
  • Mal tono muscular.
  • Obstrucciones de garganta y vías respiratorias.
  • Alergias
  • Tomar alcohol antes de ir a dormir.

El ronquido es un síntoma de la apnea obstructiva del sueño, pero no todos los que roncan padecen apnea del sueño.

Tratamiento de la apnea del sueño

Para las personas con un nivel leve de apnea del sueño y pocos síntomas, la pérdida de peso, la disminución de la cantidad de alcohol consumida por la noche o el ajuste de la posición para dormir pueden ser todo lo que se necesita. La mayoría de las personas tienen más episodios de apnea durmiendo boca arriba.

Sin embargo, para aquellos con apnea del sueño moderada o severa, a menudo se requiere un tratamiento más activo. Esto es particularmente cierto si aparece cansancio diurno o si hay antecedentes de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular o presión arterial alta que ha sido difícil de controlar. El tratamiento más utilizado es la presión positiva continua en las vías respiratorias nasales (CPAP).

La CPAP utiliza una bomba de aire pequeña y silenciosa que toma aire de la habitación y lo inyecta bajo una suave presión a una máscara que cubre su nariz. Esto actúa para mantener la garganta abierta durante la noche. Es muy efectiva para controlar los síntomas y los efectos a largo plazo de la apnea del sueño. Detiene los ronquidos y el ruido de la máquina es mucho más silencioso que el ronquido. A veces lleva un tiempo acostumbrarse al CPAP, pero vale la pena por los beneficios que genera al poco tiempo de utilizarla.

También se puede utilizar un aparato bucal (o dispositivo de avance mandibular), instalado por un dentista especialista. Es como un protector bucal doble que cubre los dientes superiores e inferiores. Los protectores bucales superiores e inferiores se unen, de modo que la mandíbula se mantiene hacia adelante durante la noche y esto ayuda a mantener abiertas las vías respiratorias. Estos dispositivos son particularmente útiles para los ronquidos y las formas más leves de apnea del sueño.

Hay varias operaciones quirúrgicas disponibles para la apnea del sueño. Por lo general, estos no se ofrecen a menos que tanto el CPAP como los aparatos orales no hayan funcionado. Es importante seleccionar la operación correcta y un cirujano experimentado es esencial.

Otras cosas que se pueden hacer para mitigar la apnea del sueño

En muchas personas, el sobrepeso contribuye a la apnea del sueño. Perder peso puede ayudar o incluso curar la apnea del sueño y es extremadamente beneficioso para otros problemas de salud, como presión arterial alta, diabetes, colesterol alto y problemas en las articulaciones.

El alcohol y las pastillas para dormir relajan los músculos y pueden empeorar la apnea del sueño. Su uso debe ser minimizado. También es importante asegurarse de tener un patrón de sueño regular y dormir lo mejor posible.

Sindrome De Apnea E Hipoapnea Obstructiva Del SueÑo (sahs)

Referencias

Psicóloga con Máster en Terapia de la Conducta y la Salud. Máster en RRHH. Diplomada en Enfermería con postgrado en Salud Mental. Psicóloga especializada en terapia con familias con vulnerabilidad social en el Servicio de Orientación y Acompañamiento a Familias (SOAF).

Deja un comentario