ansiedad por separación y fobia escolar

La ansiedad por separación y la fobia escolar son dos de los problemas más acuciantes que demandan una solución eficaz. Por suerte, es mucho lo que podemos hacer para mitigar o eliminar definitivamente este problema. Así pues, y sin perjuicio del tratamiento psicológico, queremos ofrecerte algunos consejos que pueden servirte de ayuda.

Ansiedad por separación y la fobia escolar

A continuación, vamos a empezar por caracterizar ambos fenómenos. De esta manera tendremos una idea más amplia sobre sus causas y posibles soluciones. En cualquier caso, siempre es recomendable acudir a tu psicólogo/a para tratar estas dificultades.


El caso de la ansiedad de separación

Cuando hablamos de ansiedad por separación nos referimos a aquella ansiedad excesiva e inapropiada, relativa a la separación del hogar o de las personas a las que se encuentra vinculado el niño. En general, este tipo de ansiedad suele aparecer en las primeras etapas escolares (primeras experiencias de separación).

Aunque también puede aparecer como consecuencia de una situación especialmente estresante en el contexto familiar. Por ejemplo, enfermedad larga, pérdida de algún familiar, divorcio de los padres, etc.

También, pueden aparecer en el contexto escolar (situaciones de indefensión ante algunos compañeros, falta de habilidades sociales para relacionarse con los compañeros, miedo excesivo a la evaluación del profesor, etc.).

ansiedad separacion

El caso de la fobia escolar

En el caso de la fobia escolar, se trata de un tipo de ansiedad que se encuentra especialmente relacionada con las conductas de rechazo y evitación de la mayoría de las actividades relacionadas con el contexto educativo.

En su variante extrema, el niño o la niña se niega a acudir al colegio mostrando síntomas persistentes de malestar tanto físicos (dolor de cabeza, nauseas, diarrea, fiebre, etc.), como cognitivos (pensamientos y expectativas negativos, miedo irracional, culpabilidad, sentimientos de indefensión, etc.) y conductuales (ansiedad anticipatoria, temblor muscular, agitación excesiva, rabietas, etc.).

También, puede desencadenarse por algún tipo de situación estresante en el contexto familiar o escolar. Como, por ejemplo, una enfermedad larga, pérdida de algún familiar, divorcio de los padres, problemas con los compañeros, con el profesor.

De igual modo, puede favorecerse por las propias cogniciones (atribuciones, sentimientos de autoeficacia, autoconcepto) que la persona tenga acerca de su competencia en la actividad escolar.

Problemas escolares: es muy importante tener en cuenta

En ambos casos, ansiedad por separación y fobia escolar, se suelen también utilizar programas terapéuticos combinados de técnicas cognitivas y conductuales. Por supuesto, se incluyen la exposición graduada a la situación temida. El objetivo fundamental es eliminar la reacción de ansiedad, siendo la exposición en vivo el procedimiento más utilizado.

También se suele hacer un control minucioso de las contingencias que mantienen la conducta, tanto en la escuela como en el hogar.

Así, se debe incrementar el valor reforzante de la situación escolar. Por ejemplo, fomentando la aceptación de los compañeros, la ejecución de tareas o la aprobación de los padres y profesores.

Así mismo, disminuir los posibles refuerzos cuando el niño o la niña permanece en casa durante el horario de colegio. Por ejemplo, la atención paterna o ver la TV. Al mismo tiempo, se deben modificar las cogniciones negativas que acompañan el trastorno.

Consideraciones útiles e importantes cara a la ansiedad por separación y la fobia escolar

En el abordaje de estos casos de ansiedad debemos tener en cuenta algunas cuestiones importantes:

  1. Debemos detectar y tratar lo más rápidamente posible el problema. En el caso de la fobia escolar, es particularmente importante impedir que se mantenga la conducta de evitación durante mucho tiempo, no solo por la pérdida de la rutina académica de clases, sino por ser un trastorno especialmente persistente
  2. Debemos recabar la colaboración de padres y profesores. En la medida en la que las personas que rodeen al niño estén implicados en el tratamiento, más probabilidad de éxito tendrá el programa. La colaboración de los profesores es muy importante para que la planificación de la vuelta a clase se haga con mayores garantías de éxito, evitando comentarios en clase acerca de las faltas de asistencia ni de los motivos de éstas
  3. Debemos instruir a los padres para que apenas presten atención a las quejas somáticas del niño y las sometan a un programa de extinción. Este punto es muy importante y especialmente dificultoso para los padres. Pero una vez que hemos descartado en la evaluación previa la existencia de alguna enfermedad, debemos evitar que el niño utilice estos síntomas físicos como conducta de escape de la situación temida
  4. Debemos insistir al niño para acudir a la escuela y a permanecer en el aula durante períodos progresivamente más prolongados. Esta exposición puede hacerse acompañada de alguna persona importante, siempre que esa persona esté preparada para hacer frente a las quejas y súplicas que aparecerán conforme se aproxime el momento de exposición
  5. Debemos reforzar al niño tras haber permanecido el tiempo estimado en la escuela y alentarle para seguir adelante a pesar del miedo

Referencias

  • Amorós, M. O., Carrillo, F. X. M., Alcázar, A. I. R., & Saura, C. J. I. (2003). La terapia cognitivo-conductual en problemas de ansiedad generalizada y ansiedad por separación: Un análisis de su eficacia. Anales de Psicología/Annals of Psychology19(2), 193-204.
  • García-Fernández, J. M., Martínez-Monteagudo, M. C., & Inglés, C. J. (2013). ¿ Cómo se relaciona la ansiedad escolar con el rendimiento académico?. Revista Iberoamericana de psicología y salud4(1), 63-76.
  • Orgilés Amorós, M., Espada Sánchez, J. P., & Méndez Carrillo, X. (2008). Trastorno de ansiedad por separación en hijos de padres divorciados. Psicothema (Oviedo)20(3), 383-388.
  • Santacruz, I., Orgilés, M., Rosa, A. I., Sánchez-Meca, J., Méndez, X., & Olivares, J. (2002). Ansiedad generalizada, ansiedad por separación y fobia escolar: el predominio de la terapia cognitivo-conductual. Psicología conductual10(3), 503-521.
Licenciado en Psicología por la Universidad de Jaén (2010). Máster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud por la UAL (2011) y Máster en Psicología Jurídica y Forense por el COPAO, Granada (2012). Doctorando en Ciencias Humanas y Sociales por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha publicado 8 artículos científicos y es autor de los siguientes libros: «Psicopatología General», «Neurociencias: etiología del daño cerebral» y «Evaluación Psicológica». Además, es coautor del libro «Modelo ROA: Integración de la Teoría de Relaciones Objetales y la Teoría del Apego». Desde 2010 ha ejercido profesionalmente como psicólogo clínico y forense, escritor, formador, profesor universitario, conferenciante internacional y colaborador con diversos medios de comunicación. Sus principales líneas de investigación son la psicología, mitología, simbología y la hermenéutica antropológica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here