amnesia disociativa

Imaginemos que un amigo ha sufrido un terrible accidente de automóvil. Vamos a verlo al hospital y nos percatamos de que está bastante desorientado. Observamos que es incapaz de recordar lo que le ha ocurrido en el accidente. Afirma que tiene una laguna mental que le impide acceder a dicha información. Cuando pasan los días, poco a poco, va recuperando ciertos datos, pero no todos. ¿Qué le está pasando a nuestro amigo? Lo más seguro es que sufra de amnesia disociativa localizada y selectiva.

A lo largo del artículo se abordarán los criterios diagnósticos de la amnesia disociativa, así como los tipos que existen. También se expondrán los factores que apoyan el diagnóstico, los factores de riesgo, las consecuencias funcionales, la comorbilidad y el tratamiento. Para ello, se va a seguir la última actualización del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM, 2014). ¡Comencemos!

Criterios diagnósticos de la amnesia disociativa

  1. Presencia de incapacidad para recordar información autobiográfica importante. Por lo general, suele ser de naturaleza traumática o estresante, que es incompatible con el olvido ordinario. Este tipo de amnesia, en la mayoría de las veces, consiste en amnesia localizada o selectiva de un suceso o sucesos específicos. También puede consistir en amnesia generalizada de la identidad y la historia de vida.
  2. Los síntomas de la amnesia disociativa provocan malestar clínicamente significativo o deterioro en el aspecto social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.
  3. Las alteraciones no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otra afección médica o neurológica (por ejemplo, amnesia general transitoria, epilepsia parcial compleja, etc.).
  4. La alteración no se explica mejor por un trastorno de ansiedad disociativo, un trastorno de estrés postraumático, un trastorno de estrés agudo, un trastorno de síntomas somáticos o un trastorno neurocognitivo importante o leve.

Se deberá especificar si la amnesia disociativa se presenta con fuga disociativa, que consiste en deambular aparentemente con un propósito o vagabundeo desorientado que se asocia a amnesia de la identidad o por otra información autobiográfica importante.

Características y tipos de la amnesia disociativa

En el punto 1 se observa que se produce una incapacidad para recordar información autobiográfica importante. En este punto, es importante señalar que se trata de información que se debe almacenar con éxito en la memoria y que normalmente debería ser recordada sin problemas. Este tipo de amnesia, se diferencia de las amnesias permanentes en que no presenta daño neurobiológico que impida el almacenamiento de la memoria o la recuperación.

Amnesia localizada y selectiva

La amnesia localizada consiste en la incapacidad de recordar acontecimientos durante un periodo concreto y corto de tiempo. Representa la forma más frecuente de amnesia disociativa. Con respecto a la amnesia selectiva, la persona puede recordar algunos eventos – pero no todos – durante un periodo de tiempo específico. Esto es, puede recordar recordar algunos detalles de un evento traumático pero no todos. Se dan casos en los que se dan conjuntamente amnesia localizada y selectiva.

Amnesia generalizada

La amnesia generalizada consiste en la pérdida total de la memoria que abarca toda la vida de la persona. Se trata de un tipo de amnesia muy poco frecuente. Incluso pueden llegar a olvidar su identidad. También pueden llegar a no recordar hechos sobre el mundo y el acceso a habilidades bien aprendidas puede verse fuertemente mermado. Este tipo de amnesia suele tener un comienzo agudo en forma de perplejidad, desorientación, deambulación, etc.

¿Qué población es más susceptible de sufrir este tipo de amnesia? Veteranos de guerra, víctimas de agresión sexual y aquellas personas que experimentan conflictos y/o estrés emocional extremo. Una gran parte de estos pacientes no es consciente de su problemática.

Amnesia sistematizada y continua

La amnesia sistematizada se caracteriza porque el individuo pierde la memoria en un área concreta de información, por ejemplo, todos los recuerdos relacionados con su trabajo. En la amnesia continua, la persona olvida todos los nuevos eventos que tienen lugar desde un acontecimiento concreto hasta el presente.

Características asociadas que apoyan el diagnóstico

Una característica que presentan los individuos con amnesia disociativa es la incapacidad crónica para mantener relaciones sociales exitosas. Algunos antecedentes que pueden presentar los individuos con este tipo de amnesia es de mutilación, intentos de suicidio y conductas de riesgo elevado. Los síntomas depresivos son frecuentes, así como los síntomas neurológicos funcionales como la despersonalización o los síntomas autohipnóticos.

Factores de riesgo

Factores ambientales. Entre este tipo de factores podemos encontrar conflictos bélicos, maltratos infantiles, desastres naturales, internamiento en capos de concentración, genocidios, etc. La amnesia disociativa aumenta la probabilidad de ocurrencia cuando se producen un gran número de experiencias adversas en la infancia (sobre todo abuso físico o sexual); o tiene lugar violencia interpersonal; o cuando se produce un aumento de la frecuencia, gravedad y violencia de un trauma particular.

Genéticos y fisiológicos. Los estudios existentes a cerca de la disociación apuntan que existen factores genéticos y ambientales significativos tanto en muestras clínicas como no clínicas. Sin embargo, estudios genéticos sobre amnesia disociativa, todavía no se han llevado a cabo.

Consecuencias funcionales de la amnesia disociativa

Tanto en la amnesia disociativa localizada, selectiva o sistematizada el deterioro va desde limitado a grave. Aquellos que padecen amnesia disociativa generalizada crónica, suelen padecer una disminución funcional bastante marcada en su día a día. Aunque vuelvan a aprender algunas habilidades perdidas y numerosos aspectos de su historia vital, la memoria autobiográfica sigue siendo muy reducida. En muchos casos, suelen llegar a ser discapacitados a nivel profesional e interpersonal.

Comorbilidad

Cuando en los individuos con amnesia disociativa suelen comenzar a remitir los síntomas, puede darse una diversa variedad de alteraciones afectivas como: disforia, pena, rabia, vergüenza, culpa, conflictos y alteraciones psicológicas, ideación suicida y homicida, impulsos y actos. Todo ello, lleva a que puedan tener síntomas que encajan con los criterios diagnósticos del trastorno depresivo persistente (distimia), trastorno depresivo mayor, otros trastornos depresivos especificados o no especificados, el trastorno de adaptación con estado de ánimo deprimido, o el trastorno de adaptación con alteración mixta de las emociones.

Muchos de los que sufren amnesia disociativa, pueden llegar a desarrollar un trastorno de estrés postraumático (TEPT) en algún momento de su vida. Sobre todo, pueden experimentarlo cuando los antecedentes traumáticos de su amnesia vuelven a la luz de la conciencia.

Tratamiento de la amnesia disociativa

El tratamiento de la amnesia disociativa puede ser de dos tipos: psicológico y farmacológico. Por ejemplo, en cuanto a la recuperación de la memoria, es recomendable un entorno que proporcione seguridad y apoyo al sujeto. Si esta medida no basta para la recuperación gradual de la memoria, se puede recomendar la hipnosis o un estado semihipnótico inducido por medicamentos como las benzodiazepinas.

Es muy importante que en la recuperación de la memoria, el terapéuta o el médico, evite crear falsos recuerdos. Una vez que el paciente empieza a recuperar la memoria y comienza a recordar eventos que pueden ser traumáticos, el psicólogo puede ayudar a manejar los problemas relacionados con los recuerdos de este tipo de eventos.

Bibliografía

Asociación Americana de Psiquiatría. (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Madrid: Editorial Médica Panamericana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here