nina-alegre-imagina

Alrededor de los años de guardería y la etapa preescolar, la imaginación de los niños es difícil de separar de la vida real. En estos periodos, además, los niños comienzan a interactuar más de lleno con el mundo que les rodea y a veces las nuevas experiencias y cambios pueden hacer la imaginación tienda a crear un nuevo amigo irreal con el que afrontar estos retos: los amigos imaginarios.

¿Qué son los amigos imaginarios?

Un amigo imaginario es un compañero irreal e idealizado, creado por la imaginación de los niños que puede poseer cualquier característica con la que estos puedan fantasear. Orejas enormes, colores imposibles, nariz de ratón…cualquier propiedad es válida en la imaginación de un niño a la hora de crear un compañero imaginario.


Para los adultos, hablar, reír e interactuar con alguien que no existe es considerado algo negativo, un signo de alerta que hace pensar automáticamente en enfermedad mental y/o alucinaciones. Sin embargo, los niños hacen esto de forma muy común. De hecho, según algunas estadísticas, entre un tercio y la mitad de la población infantil vive esta experiencia, algo completamente normal y que forma parte de un desarrollo saludable.

¿Por qué algunos niños crean amigos imaginarios?

La idea más usual por la que suele explicarse que los niños crean amigos imaginarios es que esto es debido a un estado de soledad. Es decir, según esta hipótesis, los niños crean compañeros de juego cuando están aburridos o no tienen otros amigos cerca. Sin embargo, esta idea es muy discutida, ya que existen muchas otras razones que pueden aplicarse según las diferentes circunstancias y que de hecho, suelen ser muy beneficiosas para el desarrollo del niño.

La interacción con amigos imaginarios posee una fuerte relación con el desarrollo de las habilidades sociales. Cuando el niño conversa con un personaje que no existe en la vida real, normalmente parece que habla solo. El niño en este caso está practicando un dialogo interno que se dirige a sí mismo. Un diálogo que le ayuda a afrontar los problemas y a generar confianza consigo mismo.

Esto se ve más claramente cuando los niños juegan con objetos inanimados como muñecos o peluches a los que dan características humanas. De esta manera interactúan con ellos creando y experimentando con roles sociales de los que aprenden y les ayudan a relacionarse en la vida real.

En algunos casos, los niños pueden crear amigos imaginarios para afrontar periodos de estrés o intensidad emocional. Cuando el niño se encuentra en una situación que le provoca ansiedad, como una mudanza, un nuevo colegio o una separación, puede llegar a crear un amigo imaginario como estrategia de afrontamiento. Con esto, el pequeño puede compartir sus emociones y hacer frente a la presión enfocándose en un amigo con el que repartir esa sobrecarga emocional.

Los amigos imaginarios y la creatividad

Algunos investigadores han sospechado que la aparición de amigos imaginarios puede estar muy relacionada con la creatividad de los pequeños. En un estudio llevado a cabo por Schaefer, en 1969, se sugirió que las formas tempranas de elaboración de roles se relacionaban con una alta  creatividad durante la adolescencia.

Más tarde, otro estudio llevado a cabo por Eva V. Hoff en 2005, afirmó que existía una correlación entre haber tenido amigos imaginarios en la infancia y poseer gran creatividad más adelante. En 2009, se estudió además la existencia de una gran relación entre haber tenido este tipo de imaginación infantil y poseer alta creatividad entre escritores de ficción y actores adultos.

Sin embargo, Marjorie Taylor de la Universidad de Oregón, encontró que estos estudios no se basaban en tareas creativas específicas con las que medir resultados, así pues llevó a cabo una investigación en la que se proponían pruebas concretas para medir la creatividad de los niños, encontrando nuevamente que aquellos que tenían o habían tenido amigos imaginarios puntuaban más alto en estas pruebas de creatividad. “Tiene sentido porque tener un amigo imaginario es un acto muy creativo”, explica Taylor. “Implica mucha imaginación.

¿Puede existir alguna complicación en estos casos?

Tener un amigo imaginario durante la infancia es algo bastante común y de lo que los adultos no debemos preocuparnos demasiado. Hablar con él niño sobre su amigo sin prejuicios puede hacernos compartir un vínculo de confianza y cercanía. Como hemos explicado anteriormente, el uso de amigos imaginarios puede generar buenos resultados en cuanto a habilidades sociales y responde a causas que a veces pueden ser beneficiosas para el desarrollo del niño.

Sin embargo, existen casos en los que el amigo imaginario es un recurso que el niño utiliza en exceso y con el que incluso puede crear estrategias para no centrarse en la vida real. Por ejemplo, si el niño afirma que no ha recogido su habitación porque su amigo imaginario tampoco lo hace, o culpa a este de algo inapropiado que él ha hecho, quizás sea necesario hacerle comprender que es importante afrontar sus actos por sí mismo. Según la psicóloga Kimberly Eckert, “los niños pueden separar lo que es la vida real de la fantasía. Ellos saben que es un juego”.

¿Qué debemos hacer los adultos cuando el niño tiene un amigo imaginario?

Tratar de confrontar la idea del amigo imaginario u obligar al niño a abandonarla no es apropiado, ya que consigue precisamente lo contarlo, además de crear una brecha entre padres e hijos que no se sienten comprendidos. Hablar con el niño sobre el amigo imaginario nos hace crear un vínculo con él, así como comprender cuáles son sus intereses y sus miedos que suelen quedar reflejados en la fantasía.

La experimentación de este tipo ilusión suele ir desapareciendo de manera natural cuando el niño llega a la etapa escolar. Es esencial que además de darles libertad para que desarrollen sus propias ideas, los niños también pasen tiempo disfrutando con personas reales, con amigos, familia y por supuesto, sus padres. Así, poco a poco, los pequeños irán encontrando la vida real cada vez más emocionante y estimulante, despidiéndose gradualmente de sus amigos imaginarios para explorar y adentrarse en el mundo real.

Enlaces de interés

Imaginary Friends in Child Psychology. David White. https://study.com/academy/lesson/imaginary-friends-in-child-psychology.html

Your Childhood Imaginary Friend May Have Been an Early Sign of Creativity. Casey Lesser (2018). https://www.artsy.net/article/artsy-editorial-kids-imaginary-friends-creative

Wacky Toddler Behavior: Imaginary Friends. Tamekia Reece. https://www.parents.com/toddlers-preschoolers/development/behavioral/imaginary-friends/

Why kids invent imaginary friends. Lisa Kadane (2016). https://www.todaysparent.com/kids/school-age/why-kids-invent-imaginary-friends/



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here