aforismos
Aforismos

En ocasiones en psicoterapia es necesario romper con un tipo de pensamiento distorsionado o conducta inadecuada que producen sufrimiento y dolor. Por este motivo también existen frases célebres y aforismos de aversión o rechazo para lograr romper con el círculo vicioso que se crea cuando la persona mantiene su problema a través de comportamientos que realiza para intentar resolverlos sin éxito.  Se trata de aforismos “correctivos” que ayudan a cambiar y desbloquear las modalidades disfuncionales.

Aforismos para eliminar y reducir

Nada nos engaña más que nuestro juicio. Leonardo da Vinci.

Acuérdate que son los propios hombres los artífices de sus propias desgracias. Pitágoras.

Mirando continuamente en tu interior no puedes salir al exterior.

Cada uno de nosotros construye la realidad que después padece. A. Salvini.

Cuanto más intentas poner orden, más ves el desorden. Cuanto más buscas el placer, más se te escapa. Cuanto más te esfuerzas por tener valor, más te asustas. Cuanto más tranquilo quieres estar, más nervioso te pones. La voluntad, casi siempre, aplasta las sensaciones.

Mientras sigas estando en el pasado, situarás el pasado en el presente e impedirás la posibilidad de crear el futuro.

No existen respuestas inteligentes a preguntas estúpidas.

El límite de cualquier dolor es un dolor aún mayor. E. M. Cioran.

El deseo de ser capaz de algo, a menudo impide serlo. F. de la Rochefoucauld.

Con las mejores intenciones se obtienen, la mayoría de veces, los peores resultados. O. Wilde.

Somos víctimas y artífices de nuestros propios desastres. G. Nardone.

Mientras perseguimos lo inalcanzable, hacemos imposible lo factible. R. Ardrey.

Una de las creencias más erróneas del hombre moderno es la de que una vez ha comprendido una cosa, será capaz de dominarla o cambiarla automáticamente.

La búsqueda de explicaciones causales poco tiene que ver con la puesta en práctica de las soluciones.

La costumbre de discernir anula el hábito de discernir. Sabiduría china.

La duda es el motor del conocimiento, es también el trampolín de la obsesión.

Cuando un hombre hace algo completamente estúpido, lo hace siempre por el más noble de los motivos. O. Wilde.

Una creencia aceptada se convierte en verdad. La ortodoxia de la razón atonta más que cualquier religión. G. Lichtenberg.

El creador que desea volverse transparente para sí mismo, deja de crear: conocerse es sofocar los propios dones y el propio demonio. E. M. Cioran.

La creencia aceptada se convierte en verdad.

La costumbre nos debilita, sometiéndonos suavemente.

No hay más loco en el mundo que quien cree tener razón. L. Pirandello.

Cuando trato de cambiar lo que hay en mí de desagradable luchando contra ello, lo único que consigo es ocultarlo. Si lo acepto, saldrá a la superficie y se evaporará. Si intento resistirme a ello, seguirá perviviendo obstinadamente. Anthony de Mello

Si te casas, te arrepentirás; si no te casas, también te arrepentirás. Te cases o no te cases, lo mismo te arrepentirás. Si te ríes de las locuras del mundo, lo sentirás; si las lloras, también lo sentirás; tanto si ríes de las locuras del mundo como si lloras por ellas, también lo sentirás. Si crees a una muchacha, lo lamentarás; si no la crees también lo lamentarás; tanto si crees en una mujer como si no, lo lamentarás. Si te ahorcas, te pesará; si no te ahorcas también te pesará. Tanto si te ahorcas como si no te ahorcas, te pesará igualmente… S. Kierkegaard.

Nada vale para todo y para siempre, así como nada es bueno para todo y para siempre.

No se puede enseñar la verdad… la paradoja de las paradojas es que lo contrario a la verdad es igual de auténtico. H. Hesse.

Las personas rechazadas tienen conductas infantiles, acordes con la edad del rechazo. B. Stamateas.

El entendimiento humano, por su misma naturaleza, es propenso a concebir la existencia con más orden y regularidad de los que se halla el mundo. F. Bacon.

Los hombres perseguirán aquello que más temen. Es decir, serán miserables para no caer en la miseria. Leonardo da Vinci.

En este mundo de imágenes creado por nosotros mismos, nos hemos inventado como unidad, como aquello que permanece constantemente en cambio. F. Nietzsche.

Todo lo que es absoluto forma parte de la patología. F. Nietzsche.

Durante la toma de decisiones, la mejor cosa que puedes hacer es lo correcto, la segunda mejor cosa es lo incorrecto, y lo peor que puedes hacer es quedarte con los brazos cruzados. T. Roosevelt

El rigor por sí solo es muerte por asfixia, la creatividad sola es pura locura. G. Bateson.

Las circunstancias tiene menos poder de hacernos felices o infelices de cuanto se cree, pero la anticipación de circunstancias futuras tiene un poder inmenso en la fantasía.

No hacemos nada bien hasta que dejamos de pensar en el modo de hacerlo. W. Hazlitt.

Buscar culpables, si se encuentran, impide buscar soluciones.

Querer borrar los errores cometidos en el pasado, implica repetirlos en el presente.

Para las personas que no se aprecian a sí mismas, el éxito vale cero y el fracaso el doble.

No cuentes las cosas que haces. Haz las cosas que cuentan. Zig Ziglar

El orgullo te podrá hacer sentir fuerte, pero jamás te hará sentir feliz.

No se pueden evitar los defectos de los hombres sin renunciar al mismo tiempo a sus virtudes. E. M. Cioran.

Donde huyas, hombre, llévate siempre a ti mismo detrás. Séneca.

El exceso de información equivales a la anulación del conocimiento.

No tenemos más remedio que contemplar el esplendor de nuestros desastres.

La resignación es un suicidio cotidiano. H. de Balzac.

Brevísima y muy angustiada es la vida de quienes olvidan el pasado, no se ocupan del presente y temen el futuro: cuando llegan al fin, comprenden demasiado tarde que han estado largo tiempo atareados sin hacer nada. Séneca.

He sido siempre como lágrimas en la lluvia.

No afrontamos las adversidades porque sean difíciles, sino que son difíciles porque no las afrontamos. Séneca.

Estoy cansado de lo que nunca tuve y nunca tendré, cansado de los dioses aún inexistentes. Mi cuerpo está dolorido por el esfuerzo que ni siquiera imaginé realizar. F. Pessoa.

Nuestro rencor procede del hecho de haber sido inferiores a nuestras posibilidades y no haber podido alcanzarnos a nosotros mismos. Y eso nunca se lo perdonaremos a los demás. E. M. Cioran.

Cuando más deprimido estás, más se inmovilizan las cosas, a la espera de convertirse en hielo. E. M. Cioran.

Toda evitación confirma cuán amenazador es lo que se ha evitado.

La infelicidad es la ausencia de deseos.

Nuestros límites son los que nos imponemos a nosotros mismos.

El ansioso construye sus temores, luego se instala en ellos. E. M. Cioran.

La vida no es breve, sino que nosotros la hacemos breve desperdiciando nuestro tiempo en actividades sin sentido, sin darnos cuenta de que mientras esperamos vivir, la vida pasa. Séneca.

Si nos preocupamos demasiado por lo que puede suceder después, lo estamos manifestando.

Llevo en mí todas las cicatrices de todas las batallas que evité librar. F. Pessoa.

El miedo es la muerte en cualquier instante. E. M. Cioran.

Los ojos no pueden mirarse mientras miran.

Así, el temor a un mal concreto nos conduce a un mal peor. Epicurio.

No contento con los sufrimientos reales, el ansioso se impone los imaginarios. E. M. Cioran.

Tu mente es la mayor guionista de culebrones de la historia: se inventa relatos increíbles, generalmente basados en dramas y situaciones que jamás han ocurrido y probablemente nunca ocurrirán.

El camino del infierno está asfaltado de buenas intenciones. F. Nietzsche.

Son tantas las cosas que perdemos por miedo a perderlas. P. Coelho.

Si atas dos halcones juntos, tendrás cuatro alas, pero no sabrán volar.

La aversión aumenta con todos los esfuerzos que se hacen para reprimirla.

Hay que desconfiar de las personas sufridoras, porque se vengarán de su sufrimiento con quienes les aman.

Las desventajas de cualquier época sólo existen para los cobardes. J. W. Goethe.

Una cosa buena no nos gusta cuando no estamos a la altura. F. Nietzsche.

No existe peor egoísta que el que sufre. Le debe antes que nada aliviar su sufrimiento y a tal fin, con derecho, está dispuesto a agredir a cualquiera.

En el pesimista coinciden una bondad ineficaz y una maldad no saciada. E. M. Cioran.

Ni la fuerza más grande es comparable a la energía que tienen algunos para defender su propia debilidad. Voltaire.

Para muchas personas, jugar al juego de no ver que juegan a un juego es lo mejor que hacen; así llaman Honestidad a su propia ceguera. R. Laing.

Sólo los frívolos no juzgan las cosas por su apariencia. O. Wilde.

Nadie puede escapar al amor y a la muerte. P. Sirio.

El deseo está fatalmente destinado a aumentar cuando se ve frustrado.

Cuando se desee no olvidar a alguien, pensar en esa persona continuamente, apegarse a ella para siempre, es necesario esforzarse en no amarlo sino en odiarlo. E. M. Cioran.

En el placer de los sentidos, el disgusto limita con el goce. F. Bacon.

Pensar que no pensaré más en ti significa seguir pensando en ti. Déjame intentar, pues, pensar en no pensar que no pensaré más en ti. Máxima china.

Ningún placer por sí mismo es un mal. Pero las cosas que producen ciertos placeres acarrean muchas más perturbaciones que placeres. Epicurio.

Si no puedes vivir sin una persona, tampoco podrás vivir con ella.

En la pareja no existen culpables o inocentes, sino relaciones complementarias.

Tal vez sea necesaria una ruptura para poderse reencontrar. A menudo una relación es lo más inteligente que puede hacerse para salvarla.

Un poco de sinceridad es peligrosa, pero mucha es absolutamente fatal. O. Wilde.

En el amor no hay un ganador y un perdedor, pues o vencen o pierden ambos.

Si permitimos que alguien nos haga hacer algo, siempre somos nosotros los responsables.

Quien se defiende agradecido para no ser agradecido, acaba por convertirse en el verdadero agresor.

La recriminación o el reproche transforma su objeto, es decir, las culpas ajenas, en legítimos derechos.

Quien no sabe estar solo, no sabe estar con nadie.

Si una persona no siente el deseo o el valor de arriesgarse por ti, no vale la pena correr el riesgo de estar con ella.

Tratar de olvidarlo es el mejor modo de recordarlo.

Desconfía de quienes vuelven la espalda al amor, a la ambición, a la sociedad. Se vengarán de haber renunciado a ello. E. M. Cioran.

El verdadero misterio del mundo no es lo invisible, sino lo visible. O. Wilde.

Una mala conciencia bebe ella misma la mayor parte de su veneno. Attalo.

Loco es aquel que intenta expulsar su propia sombra y se pierde en ella. W. Shakespeare.

El amor nunca ha curado a nadie; al contrario, ha enfermado a muchos.

Lo que más deteriora las relaciones sentimentales es transformarlas en un banco de ayuda mutua.

Antes de censurar, siempre se debería verificar si era posible ofrecer justificación. G. Lichtenberg.

Frases célebres de psicología

Aforismos para reducir y eliminar pensamientos y comportamientos
Vota este artículo!