La adolescencia, una etapa crítica en nuestro proceso hacia la edad adulta

La educación que reciben los adolescentes depende de la forma en que las personas adultas les vemos, de la construcción social e íntima que hacemos de la adolescencia como concepto y de nuestros jóvenes como realidad. Además la forma en que vemos a los adolescentes y en consecuencia el trato que les ofrecemos, les influye en su forma de verse a si mismos, y no menos importante, en la forma de percibir el mundo de los adultos. Este no es un artículo sobre adolescentes, sino sobre como los adultos nos relacionamos con ellos/as. Es sobre nosotros/as.

La adolescencia es un proceso evolutivo pero también una realidad social con la que interactuamos en la vida cotidiana, y es “molesta” pues incumple nuestras reglas; su forma de vivir las emociones, su capacidad para cuestionar y discutir lo indiscutible, la inestabilidad anímica y otras tantas cosas, suponen una amenaza para los adultos; mueven y cuestionan lo que hemos aprendido a no tocar. Esto propicia una postura ante la adolescencia que les adjudica un papel social en función a lo que nos pasa a nosotros/as; no es casual entender la adolescencia como problemática e indisciplinada y relacionarnos con ella desde el control por autoridad. Estamos intentando cubrir nuestras necesidades. Tenemos una deuda que nos alienta a mirar la adolescencia desde su realidad y no desde lo que implica a la nuestra.

La construcción de la identidad adolescente

El proceso psicosocial fundamental en la adolescencia es la construcción de la identidad, buena parte de lo que hacen es una afirmación de que existen y un ensayo de formas de ser y estar. Un entrenamiento que se realiza en el escenario que los adultos, activamente o por negligencia, les ofrecemos. Este tránsito implica una serie de complejas manifestaciones que, aunque provisionales, requieren un seguimiento y casi siempre una regulación externa. Sin dejar de ser un proceso sano y natural. Usemos como ejemplo paralelo los cambios físicos en el embarazo, a veces suceden de forma amable y otras con serias complicaciones, pero siempre es recomendable un seguimiento médico para ayudar a que los cambios se desarrollen de la forma más adecuada. En este caso nos resulta más sencillo tener una visión a medio plazo para entender como provisional y útil una realidad que puede ser compleja y molesta. Parece más evidente cómo acompañar a este cambio desde fuera. No dejamos que “las cosas sucedan solas”, pero tampoco entendemos que lo que acontece sea “patológico” ni pretendemos que suceda de otra forma. Simplemente hacemos lo necesario.

La necesidad de autorrealización de los adolescentes

Los adolescentes necesitan autorrealización y autonomía, para personalizarse y desarrollar una identidad, también precisan socializar para construir un referente afectivo y social desde donde relacionarse con ellos mismos y con los demás. Igualmente demandan consistencia emocional o seguridad, es decir la posibilidad de proyección de sí mismos en el presente y en un futuro con sentido. La adolescencia requiere un escenario adecuado donde poder elegir objetivos propios y desarrollar formas de acceder a ellos, sentir control y capacidad; espacios y formatos de relación entre iguales, roles sociales y familiares que les den una identidad, que les permitan brillar y reafirmarse, en el presente y a medio plazo.

Nosotros/as podemos facilitarles las condiciones para que hagan su proceso de la mejor manera posible, pero para ello tenemos que permitir que ocupen un lugar en nuestra realidad y, este es el problema, aceptar la adolescencia, no negarla ni juzgarla. Dedicar el tiempo y el espacio necesarios, aunque nos “moleste” en la gestión y disfrute la vida que ya teníamos construida, y que ahora ha cambiado.

2 Comentarios

  1. El valor de un ser humano va màs allà de la simple apariencia. El fisico, poco a poco, se de forma, pero la calidad humana nos acompañarà el resto de nuestros dìas. Enseyemos a los niños y adolecentes a descubrir estas cualidades.

  2. El trabajar con adolescentes es sumamente dificil, sobre todo con aquellos que no tienen limites establecidos, no existe autoridad para ellos ni fuera ni dentro del hogar, como el titulo lo manifiesta ni victimas ni verdugos, recordemos que hay muchos delincuentes dentro del rango de edades que es considerada la adolescencia, ademas que un gran numero de ellos son parte del crimen organizado que matan sin piedad, claro no podemos generalizar, pero si es alarmante que muchos jovenes se inclinen mas a verdugos que victimas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here