Adicción al sexo
Adicción al sexo

En qué consiste la adicción al sexo

La dependencia sexual puede implicar una variedad amplia de conductas. A veces un adicto tiene problemas con una sola conducta indeseada, a veces con varias.

Un gran número de adictos sexuales dice que su uso malsano del sexo les ha resultado un proceso progresivo. Normalmente empieza con un apego a la masturbación, la pornografía (impresa o electrónica) o con una relación, pero al pasar el tiempo ha progresado para incluir conductas cada vez más peligrosas.

La esencia de toda dependencia es la total falta de control sobre una conducta compulsiva que lleva al adicto a una vida no manejable. La persona adicta no tiene control y siente vergüenza, dolor y odio hacia sí mismo. Puede que esa persona quiera parar, pero repetidas veces no logra hacerlo. La falta de capacidad para manejar su propia vida puede evidenciarse en las consecuencias que sufren los adictos: relaciones perdidas, dificultades en el trabajo, arrestos/detenciones, problemas económicos, pérdida de interés en asuntos no sexuales, falta de autoestima y un sentimiento de desesperación.

La preocupación por lo sexual le ocupa cantidades tremendas de energía. Las conductas que realizan van desde el “ligue”, la búsqueda de pornografía en la red o dar paseos por el parque en busca de relaciones sexuales esporádicas. Cuando uno “actúa” hay una negación total de emociones generalmente seguido por la desesperación y la vergüenza, o hay un sentimiento de confusión y una falta total de esperanza.

Signos de dependencia sexual

Definiremos la adicción al sexo como cualquier conducta sexual en la que el individuo experimenta:

  • Pérdida de control.
  • Síndrome de abstinencia.
  • Fuerte dependencia psicológica.
  • Pérdida de interés por otras actividades.

Otras características de la adicción al sexo son:

  • Un fuerte deseo con incapacidad para controlarlo.
  • Preocupación frecuente por la sexualidad.
  • Se tienen más conductas sexuales de las que se desean.
  • Gran parte del tiempo dedicado a la búsqueda de actividad sexual.
  • Inquietud o irritabilidad si no se puede realizar la conducta.
  • Distorsiones cognitivas: “Nadie me amará como soy”, “Mis necesidades nunca serán satisfechas si tengo que depender de los demás”, “El sexo es mi necesidad más importante”, “Soy una persona mala e indigna”, “Siempre estaré sola o me sentiré sola”, “Mi cuerpo es vergonzoso, defectuoso o repulsivo”.

Adicciones paralelas a la dependencia sexual

Dentro de la adicción al sexo tendremos que contemplar otras dos adicciones que van muy relacionadas, y que presentan las siguientes características diferenciales:

Adicción al teléfono erótico

  • Gran disponibilidad ambiental.
  • Total intimidad para realizar la conducta.
  • Refuerzo inmediato.
  • Percepción de control.
  • Fuerte tensión emocional y activación psicofisiológica.

Adicción al sexo

Adicción al cibersexo (relaciones sexuales a través de internet)

  • Privación de sueño.
  • Abandono de obligaciones y aficiones.
  • Reproches debido al uso de la red.
  • Pensamientos constantes en Internet.
  • Incapacidad de control por uno mismo.
  • Agitación psicomotriz.
  • Ansiedad.
  • Pensamientos obsesivos.
  • Fantasías o sueños.
  • Tics de teclear.

Factores de predisposición a la adicción sexual

Entre los factores de predisposición a la adicción al sexo destacan:

  • Estado de ánimo disfórico.
  • Intolerancia a los estímulos displacenteros.
  • Impulsividad.
  • Búsqueda de estimulación.

¿Por qué alguien se convierte en un adicto al sexo?

Existen dos hipótesis que explicarían por qué las personas se convierten en adictos sexuales:

A.  Hipótesis biológica:

El adicto al sexo condiciona su cuerpo a recibir ciertas descargas de neurotransmisores (dopamina, serotonina y noradrenalina), a través del proceso de reforzar conductas o fantasías sexuales con el orgasmo, lo cual hace que éstos se liberen en el cerebro provocando placer y euforia.

B.   Hipótesis psicológica:

Personas con baja autoestima que busca en el sexo un escape a una situación personal, social y emocional que no les gusta; son muy comunes estas conductas cuando la persona ha sufrido abusos sexuales.

¿Qué diferencia hay entre una persona con un fuerte impulso sexual y uno que tenga adicción sexual?

La diferencia sería la necesidad. Una persona con fuerte impulso sexual se siente plenamente atraído hacia el sexo, pero si por algún motivo no puede practicarlo no busca la satisfacción a cualquier precio de modo descontrolado, sino que tiene un mayor grado de autocontrol.

¿Puede convertirse alguien en un adicto a la masturbación?

Sí. Siempre sería la primera conducta que se condiciona en una adicción al sexo, y la primera que se convierte en un hábito descontrolado.

¿Qué rol juega la pornografía en la adicción sexual?

La pornografía combinada con la masturbación se constituye en una de las piedras angulares de la disfunción. La pornografía con fantasías crea un mundo irreal que el adicto visita y hace que muchas veces no tenga relaciones con una persona real.

¿Puede alguien ser un adicto sexual y no tener relaciones sexuales con su pareja?

Sí. Algunos psicólogos denominan a esto anorexia sexual. En esta etapa de adicción sexual el adicto prefiere estar inmerso en su propio mundo de fantasías sexuales, que tener relaciones con su pareja.

Adicción al sexo

Tratamiento de la adicción al sexo

En el tratamiento de cualquier tipo de adicción se proponen unas fases que constan de las siguientes etapas: evaluación, tratamiento y seguimiento.

A su vez, dentro del tratamiento, se distinguen seis fases: desintoxicación o mantenimiento; deshabituación psicológica o consecución de la abstinencia de la sustancia o dejar de hacer la conducta; normalización, cambio de estilo de vida anterior y búsqueda de nuevas metas alternativas a la adicción; prevención de recaídas; programa de mantenimiento o programa de apoyo a corto, medio y largo plazo; y, cuando sea necesario, programas de reducción de daños.

Tal vez te interese:

Test de impulsos sexuales para hombres

Test de impulsos sexuales para mujeres

Adicción al sexo, causas y síntomas
5 (100%) 2 votos