antisocial

Feggy Ostrosky, neuropsicóloga e investigadora de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), con doctorado en Biomedicina  y postgrado en Trastornos de la Comunicación Universidad de North Western, (EUA), escribió un libro al respecto, llamado “Mentes Asesinas: La violencia en tu cerebro” (2011), en donde refleja el trabajo clínico que ha hecho con asesinos seriales en prisiones de México, como algunos narcotraficantes, también habla de los feminicidios y de ominosos crímenes que superan a cualquier cuento de horror.

Estudios sobre la psicopatía y los actos delictivos

La Dra. Ostrosky nos dice que entre la población cárceles y prisiones, aquellos quienes son psicópatas tienen 60% de probabilidades de reincidir y manifestar comportamientos antisociales, es importante tomar medidas preventivas y revisar los programas de adaptación social, sobretodo de aquellas personas que tienen éste perfil.

Por lo general, el psicópata se vuelve más hábil para ejecutar sus actos delictivos, cuando se adopta un enfoque de psicoterapia clásica ortodoxa, un estudio realizado con diferentes presos de cárceles en Estados Unidos,
que tomaron psicoterapia, reincidieron en un 80% al salir.

Desde que nací repudió el hecho de que fuera mujer, cuando era niña toleraba mi presencia. Sin embargo, conforme empecé a entrar a la pubertad, empecé a sentir un fuerte rechazo, a recibir denigraciones y humillaciones de su parte, violentó mis derechos varias veces, me golpeaba y me hacía sentir que nunca era suficientemente buena como para ser digna de ser su hija, ya que él fue un médico brillante, siempre ayudó al necesitado y al enfermo, no importando su estatus, tal vez por todo eso, no me di cuenta de que me tenía que alejar de él, lo  adoraba,  pude entender en el ‘recuento de los daños’ hasta que lo perdí casi todo, me duele mucho el que en sus últimos años de vida nos tuvimos que alejar, ahora que murió sigo marcada por sus heridas”. Paciente adulto femenino, hija de un psicópata.

En sujetos con TC con emociones prosociales limitadas y los TPA, es aconsejable establecer ciertas medidas preventivas, de atención primaria sobre todo cuando son pequeños, evitando factores de riesgo, tener planes de contingencia para afrontar ciertas situaciones y fortalecer las conductas sanas. Para ello es necesaria la ayuda psiquiátrica y orientación psicológica.

Su aprendizaje social suele ser acelerado aunque no muy armónico, les ayuda a mejorar sus habilidades, esto significa que tras las rejas pueden potencializarlas, hacer nexos para planificar y  ejecutar crímenes más atroces al salir, pueden aparentar una conducta adaptativa para quitar tiempo en sus condenas, los que tienen CI (coeficiente intelectual) más alto ganan la empatía de muchos, en las historias de famosos asesinos seriales podemos ver cómo desde la cárcel son capaces de seguir moviendo a sus adeptos, ganan posiciones privilegiadas por su estatus, talentos y el carisma que algunas personas con trastornos disruptivos de la conducta y comportamiento perturbador poseen, lo mismo suele pasar en ciertos centros de rehabilitación que buscan más que ayudar a las personas: lucrar con el sufrimiento ajeno.

En México, muchos centros de “rehabilitación” violan los derechos humanos, ni siquiera la policía puede entrar ahí, muchas personas con dependencias han perdido la vida en  ellos, adultos y menores de edad pueden ser abusados sexualmente y de otras maneras, sobre todo las mujeres, si tienes un familiar con TC y TPA, no te dejes engañar, asegúrate de que la persona que amas esté en manos de profesionales para no complicar más su trastorno, verifica los consentimientos informados, lee bien las letras pequeñas aunque estés destrozado y que te especifiquen con antelación a qué centro de rehabilitación distinto u hospital psiquiátrico lo referirían, podrías estar firmando la sentencia de muerte o ayudando a los más perversos a que hagan con tu propio hijo lo que les plazca.

Etapas críticas en el desarrollo de psicópatas

Feggy Ostrosky, reconoce tres etapas críticas en el desarrollo de los “psicópatas”, presentando conductas poco adaptativas, berrinches, accesos de ira; muchos padres, al no encontrar las estrategias psicopedagógicas adecuadas, no establecen disciplina con amor ni sin él, dichos períodos se manifiestan a los tres, de los seis a ocho años de edad, pueden presentar alteraciones en la integración intersensorial, algunos suelen presentar desafíos para las habilidades de lecto-escritura, debido a su circunvolución angular, la última etapa crítica está comprendido entre los 11 y 13 años, sus diferencias en las áreas orbitofrontales, les facilita el que puedan elegir tomar decisiones peligrosas cuando no son orientados adecuadamente, a esa edad, cuando no existe contención y un vínculo fuerte con los padres o tutores, pueden buscar afiliarse a grupos sociales o a personas que promueven y fomentan comportamientos perturbadores.  

Esto debe servir como indicadores de factores de riesgo para que los padres, maestros y otras figuras de autoridad presten más atención a la crianza de los pequeños, muchas veces los padres permiten y refuerzan éstas conductas, pensando que es algo pasajero, precisamente el mantenimiento de algunas conductas hostiles y no adaptativas puede ser otro indicador, ¿qué tanto estamos fomentando y reforzando como padres y maestros  comportamientos marcadamente antisociales?

Educación antisocial vs prosocial

Los sonados casos de los adolescentes asesinos en escuelas de Estados Unidos, los atentados en diferentes partes del globo que han cobrado tantas víctimas… Los profesionales de la salud, encontramos cada vez más involucrados a los jóvenes y a los niños en delitos graves… Pero, ¿qué puede hacer que un niño tenga tanta ira guardada y poca o nula empatía para que asesine a sus compañeros o a su familia como si fuera un juego? Entran juego varios componentes, algunos son marcados por su genética, han encontrado correlación entre las variaciones del gen MAO-A y asocian el mismo con conductas agresivas, sin embargo los factores epigenéticos, el medio psicosocial en que se desarrollan los pequeños también cuentan, así como el tipo de-formación.

El temperamento tiene un componente genético, sin embargo puede no ser determinante, ya que “no todos los psicópatas son violentos o asesinos, entre el tres y un cinco por ciento de la población es un “psicópata subclínico”. James Fallon, es un admirable neurocientífico que al estudiar cerebros asesinos, observando algunos escáneres de sus parientes, relató para la BBC (2013) así: “Entonces vi un último escáner que parecía realmente patológico, llamé al técnico y le dije: ‘mira, este se mezcló, este pertenece a los asesinos’, se parecía a los peores casos que había visto”, pronto se percató de que era su propio cerebro el que estudiaba.

Podemos apreciar en la historia vital de Fallon, que no ha manifestado ningún acto atroz, todo lo contrario, ha contribuido a la ciencia con la pasión hacia su trabajo, tiene una familia… ¿Qué pudo ser diferente? Su escáner mostró ser tan patológico como el de algunos asesinos, sin embargo es evidente que tuvo una excelente educación y comentó que estuvo rodeado de amor y que fue feliz.

¿Será que el ingrediente secreto es el “auténtico amor”, los constantes cuidados y la educación para que un psicópata o sociópata en potencia de manifestar alta peligrosidad no se desarrolle como tal? Estos componentes pueden incidir o marcar el curso de una persona. He ahí, la importancia del vínculo fortalecido a través del afecto, la importancia del contacto físico sano y respetuoso: acariciar y abrazar a los hijos, no basta con “cumplir” en satisfacer sus necesidades básicas, con llenarlos de objetos que no necesitan y que afectan su óptimo desarrollo, la educación empieza en casa.

Habituación y reforzamiento de la violencia y crueldad

Recordemos que en épocas pasadas, los programas con contenido violento pasaban en horarios especiales, con el crecimiento de los medios de comunicación masivos ahora éstas imágenes están llegando a cerebros muy jóvenes, pues adolescentes e incluso muchos niños tienen acceso ilimitado a éste tipo de programas, videojuegos violentos con acceso ilimitado, dispositivos móviles donde la exposición de sucesos de crueldad son frecuentes, programas que hacen que una persona se habitúe a la violencia y la vea como algo común, volviendo así un poco más insensibles a las personas.

Algunos padres les parece gracioso, les es indiferente o a veces no saben cómo establecer estrategias psicopedagógicas que les ayuden a llevar una convivencia sana de respeto y límites adecuados puestos con amor, fomentan conductas antisociales al permitir que los hijos maltraten a personas, animales u objetos, ya sea con sus palabras y con sus actos.

Otros padres hacen caso omiso ante esto, pensando que “pasará cuando crezca”, hay los que mantienen la creencia retrógrada de que los mandan a la escuela “para que los eduquen”, por eso muchos pagan grandes sumas de dinero, con tal de no poner atención a sus críos, sin embargo al no intervenir dinámicamente como padres nutricios, pueden estar reforzando conductas sociópatas. ¿Queremos evitar tragedias tan ominosas con terribles pérdidas como los crímenes que han tenido lugar en las escuelas y lugares públicos de los Estados Unidos y otras partes del planeta? La educación es un trabajo en el que nos debemos involucrar todos los actores de la sociedad, desde nuestros rubros.

Ambos tipos de pacientes son capaces de guardar mucha ira, resentimiento y envidia dentro de sí… Los hijos que no cuentan con herramientas psicopedagógicas  para gestionar adecuadamente sus emociones, pueden acudir al aislamiento afectivo y social, especialmente aquellos que son maltratados o ignorados, aquellos que viven en hogares altamente disfuncionales, los que viven maltrato en cualquier nivel, donde la humillación es el “pan de cada día” y el lenguaje de comunicación de los padres o tutores hacia los hijos es predominantemente agresivo,  cuando los hijos están lejos de los padres, cuando son arrancados del seno del hogar, si no tienen estrategias de afrontamiento adecuadas, pueden querer formar parte de alguna organización criminal buscan su sentido de pertinencia, especialmente en la adolescencia.

¿Estás criando pequeños emperadores y reinas? o, ¿estás criando seres verdaderamente humanos con la capacidad de convivir en respeto hacia su medio ambiente natural y social? Éstas últimas serían personas capaces de participar en la construcción de un tejido social más inclusivo.  

Cuando a estos individuos no se les pusieron límites en etapas clave, es muy difícil que aprendan a convivir en respeto, si conoces a alguien que cumple con varias de éstas características o mantienes una relación de fuerte apego con alguien así, aunque sea de tu propia familia o incluso el amor de tu vida, lo más conveniente es aceptar que los límites los debes poner tú, antes de que tengas graves consecuencias en tu vida, si no es que antes acaban con ella.

Tratamiento para psicópatas y sociópatas

Un enfoque cognitivo conductual puede ayudar a modelar su conducta, cuando son pequeños, la intervención por un equipo multidisciplinar de profesionales de la salud debe ser temprana y adecuada, incluyendo a las personas con las que vive el paciente, la dinámica familiar es un punto medular, a menudo los resultados favorables son producto del conjunto de esfuerzos de padres, tutores, maestros, líderes y otras figuras de autoridad o influencia sobre ellos, es necesario que los padres conozcan las maneras en las que podrían ayudar a su hijo a desarrollar conductas prosociales, hay estrategias psicopedagógicas que se pueden implementar, otra clave es  la constancia para establecer buenos hábitos que les procuren calidad de vida.

Se debe tomar en cuenta que cuando hay persistencia y mantenimiento de conductas perturbadoras, éstos pacientes pueden requerir intervención psiquiátrica. Aunque no es una cura, se pueden beneficiar  con práctica prácticas mindfullnes, para saber  cómo suavizar los ruidos mentales y ayudar a cambiar la actividad cerebral, practicar Kundalini Yoga, ya que éste es el yoga de la conciencia, muchos kriyas, asanas y meditaciones, ayudan a la regulación emocional, a parte de brindar grandes beneficios a la salud, la sugestión en estados más profundos de la conciencia: Alfa, Beta, Gamma, Delta y Theta, éstas prácticas ayudan a que sea capaz de emitir respuestas más ecuánimes.

Links

Adaptación social, prevención del delito y reincidencias
4.9 (97.5%) 8 votos.

Miryam Gomez Obregon
Psicóloga NeuroEducativa/ Freelance. Diseño de programas y gestión del tiempo mediante el mejoramiento de habilidades y competencias. Técnicas de programación y sugestión en Nivel Alfa, de Respiración y Relajación Profunda. Promoción de estilos de Vida Saludables a través de las Tecnologías Educativas. Musicoterapia. Redacción de contenido especializado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.