mujer-triste-llora

En violencia de género, ya sea violencia doméstica como acto independiente, las víctimas de los abusos sexuales sufren unas consecuencias no deseadas que no son fáciles de superar, pero no imposible.

La violencia sexual se define en el Informe mundial sobre la violencia y la salud como “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”.

Puede ser producido de forma esporádica o eventual como cotidianamente, por algún familiar, amigo, pareja habitual amorosa sexual, compañero/a de trabajo, desconocido/a etc.

Tipos de agresiones

Dentro de este tipo de actos encontramos agresiones sexuales (las más severas, como puede ser una violación o penetración no deseada o no consentida), acoso sexual (no insinuación ocasional, sino insinuación a propósito o con falta de respeto y muchas veces con humillación con humillación), exhibicionismo y provocación sexual (sea con fotografías no adecuadas, como conductas desorbitadas como masturbación en público, desnudos no adecuados, induciendo a conductas sexuales que no son de su gusto- que si acostarse con alguien del mismo sexo, realizar juegos eróticos que no son deseados por ambas parte, etc.) e inducción a la prostitución (sin que sea consentida, en tratas de blancas, etc.)

Indicadores que muestran que una persona ha sufrido abuso

Existen varios indicadores que muestran que una persona ha sufrido abuso.

Indicadores de tipo físico

De tipo físico podemos encontrar varios de esto (ojo, hay que ir con cuidado, ya que hay gente con problemas mentales que finge algo que no es conociendo dichas características):

  • Dolor, golpes, quemaduras, heridas en la zona genital o anal
  • Cérvix o vulva inflamada o rojas
  • Semen en la boca, en órganos sexuales o en ropa
  • Ropa interior rasgada, manchada
  • Enfermedades de transmisión sexual
  • Dificultad para andar o sentarse
  • Enuresis o encopresis

Indicadores comportamentales

  • Pérdida de apetito
  • Llantos frecuentes
  • Miedo a estar solo/a
  • Si es un menor que ha sufrido abuso por parte de sus progenitores, rechazo al padre o a la madre de forma repentina
  • Cambios bruscos de conducta
  • Resistencia a desnudarse o bañarse
  • Aislamiento de relaciones sociales
  • Problemas escolares
  • Conductas regresivas (orinarse chuparse el dedo)
  • Tendencia al secretismo
  • Agresividad, fugas, acciones delictivas
  • Autolesiones o intentos de suicidio

Indicadores sexuales

  • Rechazo a las caricias y besos, contacto físico
  • Conducta seductora
  • Si es un menor, conocimientos sexuales inadecuados para su edad
  • Interés exagerado por comportamiento sexual adulto
  • Agresión sexual de un menor a otro menor

Siempre hay que tener en cuenta la severidad de las lesiones y/ frecuencia del maltrato, la cercanía temporal del incidente con respeto a la fecha de investigación, localización de las lesiones, y la historia previa de los informes de maltrato o abandono.

Consecuencias del abuso

A grosso modo, las principales consecuencias a corto plazo en niños y adultos comunes son

  • Físicos: pesadillas, cambios de hábitos de comida, pérdida de control de esfínteres (orina, heces, etc.), resistencia a bañarse, etc.
  • Conductuales: consumo de drogas, huidas del hogar, conductas auto lesivas o suicidas, hiperactividad, bajo rendimiento académico, intestino irritable, abusos de sustancias, medicamentos, trastorno del lenguaje, etc.
  • Emocionales: miedo generalizado, hostilidad y agresividad, culpa y vergüenza, depresión, ansiedad, baja autoestima, rechazo al propio cuerpo, desconfianza hacia el adulto, etc.
  • Sexuales: conocimiento sexual precoz inapropiado a su edad, masturbación compulsiva, excesiva curiosidad sexual, conductas exhibitorias, problemas de identidad sexual, alternaciones del ciclo menstrual, embarazos no deseados, etc.
  • Sociales: déficit de habilidades sociales, retraimiento social (miedo a ser criticada ya que hay gente que aún piensa que la gente ha provocado la violación debido a la ropa que llevaba, que si provocaba, o “se lo ha buscado”), conductas antisociales y agresivas (malos modales, robos, etc.), etc.

Secuelas psicológicas del abuso

Las principales secuelas psicológicas en víctimas adultas de abuso sexual

  • Conductuales: dolores crónicos generales, hipocondría y trastorno de somatización, pesadillas, desórdenes alimenticios, intentos de suicidio, consumo de drogas, trastorno de la alimentación, especialmente la bulimia, etc.
  • Emocionales: depresión, ansiedad, baja autoestima, miedo, dificultad para expresar o recibir sentimientos, tristeza continuada, pensamientos de suicidio continuos, irritabilidad y enfado.
  • Sexuales: aversiones sexuales, falta de satisfacción sexual, alteración en la motivación sexual, dolores zona cérvix, alteración de la menstruación, miedo a vivir una sexualidad positiva en pareja amorosa sexual, etc.
  • Sociales: problemas en las relaciones interpersonales, aislamiento, dificultad en educación de los hijos, sentimiento de culpabilidad y vergüenza, relacionarse muchas veces sólo con personas homosexuales por miedo a ser nuevamente abusadas, etc.

La impotencia el mantener en secreto, el entrampamiento y acomodación, o le síndrome de estrés postraumático o la baja autoestima que experimenta la víctima al sufrir este tipo de abusos hace que la recuperación no sea tan fácil como en otras situaciones, como el miedo a volar o a superar el estrés del trabajo. Hay que procurar si se es víctima o conocen a alguien que sea víctima de abusos sexuales, una vez pasada la primera fase de identificación del problema, acudir al pack de emergencias, a la policía, llamarles que esta persona no se aísle de la gente, denuncie al agresor, desahogarse y apoyarse con familiares y personas cercanas y de confianza, evitar situaciones de sólo vivir el momento, y sobretodo, buscar ayuda psicológica.

Es difícil tratar estos problemas pero como hemos dicho antes, un buen equipo de profesionales, tanto psicólogo/as, psiquiatras, médicos, terapeutas, ginecólogo/as, incluso con medicina alternativa o técnicas holísticas puede funcionar y volver a tener salud, una vida positiva y feliz, así como una sexualidad plena y positiva, sea de la forma que desee esa persona.

Bibliografía

Abusos sexuales, señales de alarma y consecuencias
4.7 (93.33%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.