culpa-aborto-natural

Un aborto involuntario o espontáneo puede llegar a ser una experiencia sumamente triste y devastadora para muchas mujeres. Es frecuente que se sientan culpables cuando sufren una pérdida perinatal; especialmente si ya han tenido otros abortos anteriormente.

Sin embargo, un embarazo que termine por culpa de un aborto espontáneo es una experiencia bastante más común de lo que pudiera parecer entre las mujeres.

¿Qué es un aborto espontáneo?

Un aborto espontáneo se conoce como la muerte embrionaria o fetal y la consecuente pérdida del embarazo que ocurre naturalmente antes de haber llegado a la semana 20 de gestación.

La principal amenaza de aborto es el sangrado vaginal (sin dilatación cervical) que se produce antes de las 20 semanas, e indica la probabilidad de aborto en una mujer con un embarazo intrauterino viable confirmado. El diagnóstico se realiza a través de los criterios clínicos y la ecografía.

Generalmente, cuando aparecen las primeras señales, el tratamiento más común es hacer reposo absoluto, control ginecológico y, si ha ocurrido ya el aborto o parece inevitable, la observación y el vaciado (legrado) uterino.

Prevalencia del aborto espontáneo

El aborto involuntario ocurre en al menos el 15-20% de todos los embarazos reconocidos, o sea uno de cada cinco, y generalmente sucede antes de la 13ª semana de embarazo.

La tasa de aborto espontáneo aumenta conforme lo hace la edad materna, siendo de menos del 15% por debajo de los 35 años, de un 25% entre los 35 y los 40 años y de más del 50% en mujeres mayores de 40 años.

Más del 80% de los abortos suceden antes de la semana 12. Al parecer, la probabilidad de que se interrumpa un embarazo después de la semana 9 es inferior al 3%. En algunos casos, una mujer puede llegar a experimentar un aborto espontáneo sin siquiera haberse percatado de ello.

Algunas mujeres sufren abortos de repetición. Hablamos de abortos de repetición cuando se producen tres o más abortos sucesivos o bien cinco o más de forma no consecutiva.

Factores predisponentes de un aborto espontáneo

El principal factor causante de un aborto involuntario es la presencia de algún defecto cromosómico en el feto. Se cree que hasta un 70% de los abortos naturales son causados por esta razón.

Esto no significa que los padres hayan de tener ninguna clase de problema relacionado con su capacidad para concebir un bebé. Lo que significa es que ese óvulo y ese espermatozoide en particular han dado lugar a un embrión que no puede desarrollarse o implantarse correctamente.

Otros factores causantes de un aborto espontáneo son:

  • Problemas uterinos o cervicales (malformación uterina)
  • Infecciones uterinas.
  • Niveles hormonales inusuales.
  • Exposición a toxinas medioambientales.

Factores de riesgo

Existen innumerables factores de riesgo que se cree que podrían incrementar los riesgos de padecer un aborto espontáneo, entre los que se incluyen:

  • Fumar durante el embarazo.
  • La edad materna (a medida que la edad materna vaya incrementándose, el riesgo de padecer un aborto espontáneo es mayor).
  • Diabetes deficientemente controlada.
  • Problemas con la glándula tiroides.
  • Enfermedades crónicas como por ejemplo el lupus.
  • Fiebre alta.
  • Embarazos múltiples.
  • Uso de un DIU en el momento de la concepción.

mujer-posicion-fetal

Debido a que los abortos espontáneos son muy comunes durante el primer trimestre, los doctores (por lo general) no realizan exámenes médicos a fin de determinar las causas exactas que dieron lugar a dicho aborto.

Si una mujer estuviera experimentando abortos espontáneos de repetición, tanto la mujer en cuestión como su pareja deberían ser examinados para evaluar la presencia de algún problema de fertilidad.

Signos de aborto

Los signos típicos de un aborto espontáneo son la hemorragia y los calambres abdominales. En el caso de que una mujer embarazada presente estos síntomas, será importante hacer una consulta médica urgente, indicando si el sangrado está acompañado por calambres leves o por dolores de espalda.

Cuando comiencen a aparecer los signos propios de un aborto, incluso en aquellas mujeres que no crean estar embarazadas, lo mejor es siempre pecar de prudentes y someterse a los exámenes médicos necesarios sin perder tiempo.

Los sentimientos de culpa tras sufrir un aborto

El hecho de pasar por un aborto espontáneo puede llegar a ser una experiencia bastante devastadora. No es extraño que muchas mujeres, a parte de un intenso sentimiento de tristeza por la pérdida, presenten remordimientos y culpa por creer que han hecho algo mal.

El aborto espontáneo, además de poder generar complicaciones a nivel orgánico, tiene un fuerte impacto a nivel psicológico con síntomas de depresión y ansiedad, pudiendo prolongarse sus efectos negativos durante meses e influir en embarazos posteriores.

Por otro lado, los sentimientos de culpa y vergüenza en las mujeres que experimentan abortos involuntarios se ven agravados por pensamientos y creencias erróneas sobre sus causas, según un estudio realizado en el 2013 en EE.UU.

La investigación mostró que hasta el 47% de mujeres que sufren un aborto involuntario, se siente culpables de ello. Hasta el 76% de ellas pensaban que su aborto se había producido debido a altos niveles de estrés, el 64% que había sido por levantar un objeto pesado, un 28% por haber llevado durante algún tiempo previo al embarazo un DIU (dispositivo intrauterino), y el 22% por haber tomado anticonceptivos orales (la píldora) antes de quedarse embarazadas.

Así, más del cuarenta por ciento de las mujeres de este estudio creían que habían tenido el aborto porque habían hecho algo mal durante su embarazo, y casi un treinta por ciento se sentían muy avergonzadas.

Pero debemos ser conscientes que en la mayoría de casos esto no es así, el aborto es algo que tenía que pasar, muy probablemente por tratarse de un feto inviable. En todo caso, en los casos en los médicos que supieron cual era la causa del aborto y se lo comunicaban a la mujer, su sentimiento de culpa desaparecía, pero desgraciadamente esto no ocurría cuando los médicos no encontraban la causa del aborto espontáneo.

Una sensación de pérdida

Un fuerte sentimiento de pérdida también acompaña a todos las emociones antes expuestas. Pero experimentar un sentimiento de pérdida implica empezar un duelo, y el duelo es un proceso que todas las personas deben atravesar para enfrentar cualquier tipo de pérdida. Aceptar el proceso de duelo permite explorar el significado del embarazo e incorporar la experiencia de aborto en el viaje de vida.

El cuerpo de la mujer también experimentará cambios hormonales que pueden afectar su estado emocional inmediatamente después del aborto. Hay que dar tiempo para que el cuerpo se adapte.

Al principio, la mujer puede sentir negación: “Esto no parece real” o “Esto no me puede estar pasando a mí”. Después de la negación, puede sentir depresión e ira: “Me siento triste y enojado porque esto me ha pasado”. Con el tiempo, la aceptación vendrá.

También es importante no preocuparse demasiado si se siente triste, pero reconocer que la tristeza puede ser parte de cualquier proceso vital importante. Sin embargo, si la tristeza persiste durante un largo período de tiempo y continúa interfiriendo con su vida diaria, podría ser bueno buscar asesoramiento y apoyo profesional.

Referencias

http://journals.lww.com/greenjournal/pages/default.aspx
https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2015/may/11/misconceptions-miscarriage-boost-guilt-shame-feeling-study
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4468887/

El aborto espontáneo y los sentimientos de culpa que le acompañan
5 (100%) 1 voto