Aaron Beck

Aaron Temkin Beck nació el 18 de julio de 1921 en Providence, Rhode Island. Era el menor de cinco hijos. Beck se graduó en Ciencias Políticas en la Universidad Brown. Más adelante se graduó en la escuela de medicina de la Universidad de Yale.

En 1950, Beck se casó con Phyllis W. Beck y la pareja pasó a tener cuatro hijos. Su hija, Judith S. Beck, también es una influyente terapeuta cognitivo conductual y presidenta del Instituto de Beck para la terapia de comportamiento cognitivo.

Biografía

Siendo todavía muy joven Beck logró de alguna forma curar o al menos mejorar los síntomas de depresión que padecía su madre debido a la pérdida de dos de sus hijos. Fue entonces cuando decidió convertirse en psicólogo, de hecho, él es por eso por lo que comenzó a estudiar medicina en Universidad de Yale.

Desde un principio su intención fue estudiar psiquiatría, pero durante su formación psiquiátrica se interesó por el enfoque psicoanalítico y su forma de entender los trastornos psicológicos. Pasó gran parte de la primera parte de su carrera estudiando e investigando el psicoanálisis, en particular en el uso del tratamiento de la depresión.

Después de unos años de práctica de terapia psicoanalítica, Beck observó que el enfoque no tenía el rigor científico, la estructura y la evidencia empírica de que él deseaba. Sus intereses entonces cambiaron hacia el enfoque cognitivo, y su investigación en esta área se intensificó después de realizar un trabajo en el departamento de psiquiatría de la Universidad de Pennsylvania, donde estableció una clínica de investigación de la depresión.

Beck descubrió fue que sus pacientes deprimidos experimentan a menudo pensamientos negativos espontáneos sobre sí mismos y lo que les rodea. Los pacientes que se centran en estos pensamientos los viven como válidos y realistas.

Se centró entonces en ayudar a los pacientes a identificar estos pensamientos automáticos negativos y sustituirlos por pensamientos más realistas y precisos con el fin de minimizar los patrones de pensamiento distorsionados que contribuyen a la depresión. Beck encontró que para lograr un tratamiento exitoso de cualquier trastorno, la clave consiste hacer conscientes a los pacientes de estos patrones de pensamiento negativo. Este enfoque de tratamiento se llamó entonces terapia cognitivo-conductual (TCC).

Aportación a la Psicología

Beck es ampliamente reconocido como el padre de la terapia cognitiva. La American Psychologist lo nombró uno de sus cinco psicólogos más influyentes de todos los tiempos. Además de sus escalas de valoración, Beck ha publicado más de 600 artículos y 25 libros profesionales a lo largo de su carrera. También ha recibido numerosas distinciones por su trabajo, incluyendo cinco títulos honorarios, el premio Lienhard del Instituto de Medicina por su desarrollo de la terapia cognitiva, y el Premio de Salud Kennedy Comunidad.

También ha sido nombrado una de las personas más influyentes en la salud mental y una de las diez personas más influyentes de la psiquiatría en Estados Unidos. La TCC de Beck ahora se enseña como técnica terapéutica estándar en todos los programas de postgrado en psicología.

Beck es ahora profesor emérito de psiquiatría en la Universidad de Pennsylvania.

Aaron Beck y su contribución a la Psicología Cognitivo Conductual
5 (100%) 3 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.