federico-garcia-lorca

Federico García Lorca (1898 – 1936) fue un importante poeta, escritor y dramaturgo español. Ya desde pequeño mostró su interés por el teatro y la literatura, a lo que se dedicaría toda su vida.

Estudió abogacía, pero nunca ejerció. Se le considera un hombre multitalento que amaba la escritura, la música y la pintura. Ganó aclamación internacional como miembro figurativo de la ‘Generación del 27’, un grupo que encarnaba principalmente a poetas.

Sus poemas reflejan sus pensamientos sobre la vida y se han convertido en citas populares a lo largo del tiempo. Sus habilidades en la escritura lo ayudaron a componer obras de teatro a una edad temprana. Famoso por sus obras de teatro y escritos, no se sabe mucho acerca de su amor por la pintura, pero dejó atrás más de 300 dibujos realizados en secreto, que salieron a la luz recientemente.

Vivió en Nueva York (EEUU) y en La Habana (Cuba). También viajó a Argentina y Uruguay. Posteriormente regresó a España a comienzos de la Guerra Civil Española (1936-1939). A su llegada fue detenido y fusilado acusado entre otras cosas de “ser espía de los rusos, estar en contacto con éstos por radio, haber sido secretario de Fernando de los Ríos y ser homosexual”.

Sus obras más destacadas son: “Libro de poemas” (1921), “Mariana Pineda” (1927), “Romancero gitano” (1928), “Poeta en Nueva York” (1930), “Bodas de sangre” (1933), “Yerma” (1934) y “La casa de Bernarda Alba” (1936).

Citas célebres de Federico García Lorca

La única cosa que la vida me ha enseñado, es que la mayoría de las personas pasan sus vidas embotelladas dentro de sus casas haciendo las cosas que odian.

El más terrible de todos los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza muerta.

Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir.

Saqué la cabeza por la ventana y vi cuánto quiere cortarla el cuchillo del viento. En esta guillotina invisible, he puesto la cabeza sin ojos de todos mis deseos.

¿Cuál es el rincón más lejano? Porque es donde quiero estar, solo con lo único que amo.

Aquellos que temen a la muerte, la llevarán sobre sus hombros.

Verte desnudo es recordar la tierra.

… soy la inmensa sombra de mis lágrimas

La suerte viene a quien menos la aguarda.

El día que dejemos de resistir nuestros instintos, habremos aprendido cómo vivir.

La soledad es la gran talladora del espíritu.

Mi poesía es un juego. Mi vida es un juego. Pero yo no soy un juego.

frases-lorca

¿Qué debo decir sobre la poesía? ¿Qué debo decir sobre esas nubes o sobre el cielo? Mira; Míralos; ¡Míralo! Y nada más. ¿No entiendes nada de poesía? Deje eso a los críticos y los profesores. Porque ni usted, ni yo, ni ningún poeta conocemos lo que es la poesía.

Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar y el caballo en la montaña.

La vida es la risa en medio de un rosario de la muerte.

Si te contara toda la historia, nunca terminaría… Lo que me sucedió a mí le ha sucedido a mil mujeres.

Nueva York es algo horrible, algo monstruoso. Me gusta caminar por las calles, perdido, pero reconozco que Nueva York es la mentira más grande del mundo. Nueva York es Senegal con máquinas.

Hoy en mi corazón hay un vago temblor de estrellas y todas las rosas son tan blancas como mi dolor.

Tuve la suerte de ver con mis propios ojos la reciente caída del mercado bursátil, en la que perdieron varios millones de dólares, una chusma de dinero muerto que se deslizó hacia el mar.

La luna, como una gran ventana de vidriera que se rompe en el océano.

Tener un hijo no es tener un ramo de rosas.

Un poeta debe ser un profesor de los cinco sentidos y debe abrir puertas entre ellos.

Dios mío, he venido con las semillas de las preguntas. Las planté y nunca florecieron.

No hay nada más poético y terrible que la batalla de los rascacielos con los cielos que los cubren.

A menudo me he perdido en el mar, con las orejas llenas de flores recién cortadas, la lengua llena de amor y agonía.

Siempre seré feliz si me dejan solo en ese delicioso y desconocido rincón tan alejado, aparte de luchas, putrefacciones y tonterías; el último rincón de azúcar y pan tostado, donde las sirenas atrapan las ramas de los sauces y el corazón se abre con la nitidez de una flauta.

Porque tú crees que el tiempo cura y que las paredes tapan, y no es verdad, no es verdad…

Los dos elementos que el viajero captura por primera vez en la gran ciudad son la arquitectura humana y el ritmo furioso. Geometría y angustia.

La muerte puso sus huevos en la herida

Mi lengua está perforada con vidrio.

Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan sólo ahora la hemos de gozar.

frases-lorca

Las ancianas pueden ver a través de las paredes.

A las cinco de la tarde. Eran exactamente las cinco de la tarde. Un niño trajo la sábana blanca a las cinco de la tarde. Un frágil preparado de lima preparado a las cinco de la tarde. El resto fue muerte, y solo muerte.

Además del arte negro, solo existe la automatización y la mecanización.

El teatro tiene que imponerse al público, y no al público en el teatro … La palabra “Arte” debe escribirse en todas partes, en el auditorio y en los camerinos, antes de que la palabra “Negocios” se escriba allí.

Quemar con el deseo y guardar silencio al respecto es el mayor castigo que podemos aplicarnos.

El que quiere arañar la luna, se arañará el corazón.

Siempre estaré del lado de aquellos que no tienen nada y que ni siquiera pueden disfrutar de nada de lo que tienen en paz.

La poesía no quiere adeptos, quiere amantes.

El poema, la canción, la imagen, son solo agua extraída del pozo de la gente, y se les debe devolver en una copa de belleza para que puedan beber, y comprendan ellos mismos.

La mujer no ha nacido para que se la comprenda, sino para que se la ame.

El día que el hambre sea erradicada de la tierra, habrá la mayor explosión espiritual que el mundo haya conocido. La humanidad no puede imaginar la alegría que irrumpirá en el mundo.

Esperando, el nudo se deshace y la fruta madura.

El artista, y particularmente el poeta, es siempre un anarquista en el mejor sentido de la palabra. Solo debe prestar atención al llamado que surge dentro de él desde tres fuertes voces: la voz de la muerte, con todo su presentimiento, la voz del amor y la voz del arte.

A quien le dices el secreto le das tu libertad.

Comprende un solo día por completo, para que puedas amar cada noche.

Cada paso que damos en la tierra nos lleva a un mundo nuevo.

El fuego es alimentado por el fuego. La misma pequeña llama destruye dos tallos de trigo a la vez.

Lo importante en la vida es dejar que los años nos lleven.

Pero yo no soy yo. Ni mi casa es ya mi casa. Porque ahora ya no soy yo, ni mi casa es más mi casa.

Mira a la derecha y a la izquierda del tiempo, y que tu corazón aprenda a estar tranquilo.

frases-lorca

Incluso el dinero, que brilla mucho, escupe a veces.

A nuestros ojos, los caminos son infinitos. Dos son encrucijadas de la sombra.

Hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo.

Nada turba los siglos pasados. No podemos arrancar un suspiro de lo viejo.

El amor es el beso en el tranquilo nido mientras las hojas tiemblan, reflejadas en el agua.

¡Qué trabajo nos cuesta traspasar los umbrales de todas las puertas!

A menudo me he perdido a mí mismo para encontrar la quemadura que mantiene todo despierto.

Quiero llorar, porque me da la gana.

En el corazón de todo gran arte hay una melancolía esencial.

¡Ay qué sinrazón! No quiero contigo cama ni cena, y no hay minuto del día que estar contigo no quiera, porque me arrastras y voy, y me dices que me vuelva y te sigo por el aire como una brizna de hierba.

El espejo es el rocío de la madre, el libro de los crepúsculos disecados, el eco convertido en carne.

Muerte, muerte solitaria, Debajo de las hojas secas.

Cuando me voy de tu lado siento un despego grande y así como un nudo en la garganta.

No soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja, sino un pulso herido que presiente el más allá.

Vamos al rincón oscuro, donde yo siempre te quiera, que no me importa la gente, ni el veneno que nos echan.

La nieve está cayendo en el campo desierto de mi vida, y mis esperanzas, que deambulan lejos, tienen miedo de congelarse o perderse.

Siempre has sido lista. Has visto lo malo de las gentes a cien leguas… Pero los hijos son los hijos. Ahora estás ciega.

Muerte, muerte cruel, deja una rama verde por amor.

He llegado a la línea donde cesa la nostalgia y la gota de llanto se transforma alabastro de espíritu.

Sé que no hay un camino recto. No hay un camino recto en este mundo. Solo un laberinto gigante de cruces e intersecciones.

frases-lorca

En España, los muertos están más vivos que los muertos de cualquier otro país en el mundo.

Los árboles que cantan se tronchan y se secan. Y se tornan llanuras las montañas serenas. Mas la canción del agua es una cosa eterna.

El hombre famoso tiene la amargura de llevar el pecho frío y traspasado por linternas sordas que dirigen sobre ellos otros.

Adán y Eva. La serpiente rompió el espejo en mil pedazos, y la manzana era su roca.

Pero apresúrate, entrelazámonos como uno solo, con la boca rota, nuestra alma mordida por el amor, para que el tiempo nos descubra destruidos sin peligro.

Solo el misterio nos permite vivir, solo el misterio.

Así como la vegetación liviana e ingrávida del salitre flota sobre las viejas paredes de las casas tan pronto como el dueño se descuida, la vocación literaria brota en usted.

La traducción destroza el espíritu del idioma.

En el jardín moriré. En el rosal me matarán.

80 frases Federico García Lorca sobre el amor, la vida y la muerte
5 (100%) 2 votos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.