Toda crítica representa un reto para la mayoría de nosotros, especialmente para las Personas Altamente Sensibles (PAS), puede llegar a ser especialmente devastadora

Las personalidades sensibles tienden a tener reacciones más intensas a las críticas que otras menos sensibles, y como resultado, a menudo emplean ciertas tácticas para evitar enfrentarse a las críticas, como complacer a la gente, criticarse a sí mismos primero (antes de que la otra persona tenga la oportunidad) y por supuesto, evitar la fuente de las críticas a toda costa.

Si eres una persona muy sensible y luchas con los pensamientos abrumadores que te produce una crítica, aquí te dejamos algunas de las estrategias que puedes utilizar y que tienen como objetivo ayudarte a sobrellevarlas mejor, además de enseñarte a crecer a través de estas “malas” experiencias.

Cómo hacer frente a las críticas

1. Averigua si la crítica es constructiva o destructiva

La diferencia entre una crítica constructiva y una destructiva es la forma en que se hacen los comentarios. La crítica constructiva señala fallos pero incluye consejos o sugerencias sobre cómo pueden ser corregidos, mientras que la crítica destructiva pretende atacar directamente o derribar a la persona, y por supuesto, no incluye consejos prácticos.

2.  No respondas inmediatamente

Nuestro primer instinto cuando nos enfrentamos a la crítica es ponernos a la defensiva. Aun cuando tenga la intención de ser útil, la crítica puede sentirse como un rechazo y provoca nuestro instinto de “lucha o huida” como respuesta natural. Pero cuando damos rienda suelta a nuestras emociones, a menudo decimos cosas que lamentamos más tarde. Lo mejor que podemos hacer es resistir a la tentación de responder de forma inmediata. Es importante entonces dar un paso atrás en la situación y pensar en cómo se va a procesar. Espera hasta encontrarte más tranquilo y tenerlo más claro antes de decir nada.

3. Evita el pensamiento polarizado

Muchas personas extremadamente sensibles poseen un tipo de pensamiento dual, en el que las cosas son blancas o negras, sin medias tintas. Se ven como personas de gran éxito en un momento dado, y al poco  como unos completos inútiles, en función de su más reciente logro o fracaso. Este tipo de pensamiento impide a las personas verse a sí mismas de forma más integral y a la vez realista, compuestas por rasgos tanto positivos como negativos. Permanezcamos presentes y demos a nuestros pensamientos una mejor perspectiva de la realidad. Una vez que hayas identificado un pensamiento extremo, pregúntate, por ejemplo: “¿Dónde está la evidencia de que soy el peor de los empleados en todo el planeta?”

criticar

4. Haz preguntas

Puede ser fácil malinterpretar la más mínima crítica negativa. Así que pregunta para asegurarte de que entiendes completamente lo que te están diciendo. Esto es especialmente importante si la crítica recibida no es demasiado clara. Una manera de determinar si estás interpretando correctamente la retroalimentación, es parafrasear el mensaje que has escuchado y comunicarlo de nuevo a la otra persona, preguntando: “¿Estoy entendiendo esto correctamente?”

5. Busca qué hay de verdad en lo que te están diciendo

Se dice que casi siempre hay algo de verdad en cada crítica. O por lo menos, la crítica de una persona es portadora de la verdad de cómo esa persona que te ve. Intenta escuchar con la mente abierta, lo cual no significa que tenga que debas creerla de inmediato, pero tal vez puedas encontrar algo que te haga reflexionar. Para bien o para mal, otras personas en nuestras vidas a menudo actúan como espejos que nos reflejan las cosas que no podemos ver por nosotros mismos. Encuentra una manera de utilizar esto como una experiencia de aprendizaje para mejorar.

6. Separa los sentimientos de los hechos

¡No creas todo lo que sientes! Los sentimientos no son los hechos, los sentimientos sólo son eso: sentimientos. No siempre representan siempre lo que está ocurriendo a tu alrededor. Cuando escuchas las críticas, a menudo se desencadenan profundos sentimientos de vergüenza, frustración, ira, insuficiencia, desesperanza, etc., por lo que es difícil percibir toda la situación con perspectiva, en lugar de centrarnos únicamente en aquellos aspectos de la situación que nos están molestando. Pregúntate si tus sentimientos se basan en la realidad actual, en experiencias pasadas, o en los temores que tengas sobre el futuro.

7. Haz algo bueno por ti mismo

Tras recibir una crítica no es raro que nuestro ego se sienta como si le hubieran golpeado. Después de esta experiencia podrías proporcionarte un poco de autocuidados, haciendo algo que te ayude calmarte o incluso consolarte, puedes ver una película divertida, tomarte un largo baño de burbujas, leer un buen libro o disfrutar de tu comida favorita. Si eres amable contigo mismo cuando las cosas se complican, te darás cuenta que es más fácil lograr un mayor equilibrio y tranquilidad interior.

7 consejos para hacer frente a las críticas
Vota este artículo!