¿Alguna vez te has sentido como si tuvieras que medir tus palabras cuando estás con tu pareja? ¿Como si él (o ella) estuviera a la defensiva, sin importar lo que digas o hagas?  A pesar de lo que se podría pensar, esta cuestión podría no ser simplemente un problema de comunicación, sino algo más profundo.

Por ese motivo, si una pareja trabaja para lograr una mejor comunicación y así resolver sus problemas, tal vez sólo esté tratando los síntomas. Es necesario identificar la base del problema que enturbia la relación o el conflicto continuará.

¿Cuál es la base del problema?

Todos sabemos que a menudo, con el tiempo, la intimidad se desvanece entre una pareja. La pasión comienza a desaparecer. En algunos casos el sentimiento de unión y afecto pueden transformarse en la amargura y el resentimiento. Obviamente, nadie quiere que esto suceda en su relación.

Para resolver estos problemas, las parejas suelen hablar entre sí acerca de sus desacuerdos, conflictos y malos entendidos, cada uno compartiendo su punto de vista. Pero, en lugar de conectarles, estas conversaciones a menudo les conducen a una mayor sensación de desprecio (que es el número uno predictor de divorcio, de acuerdo con 40 años de investigación por el Dr. John Gottman).

Es por este motivo por el que muchas parejas que se someten a Terapia de Pareja, aunque a menudo al finalizar se sienten todavía más distantes el uno del otro.

Esto es debido a que la falta de comunicación no es su verdadero problema. El problema real es la falta de “conexión”. Y esa conexión mágica entre una pareja es el pegamento que mantiene todo lo demás juntos. Perder esa conexión implica:

  • La intimidad y la pasión se desvanecen
  • Las peleas y conflictos aumentan
  • Los sentimientos de separación aparecen

Se puede trabajar en las habilidades de comunicación, pero hasta que no se solucione la conexión entre ambos, los problemas de relación probable que empeoren.

Pero, ¿cómo aumentar esa sensación de conexión con nuestra pareja? En primer lugar, debemos olvidar y dejar a un lado toda fijación que tengamos sobre cualquier aspecto específico de la relación, al menos por ahora. Eso puede esperar. En primera instancia  debemos llevar a cabo solamente aquello que ayude a aumentar y reforzar un sentido de conexión más íntimo entre nosotros y nuestra pareja.

A continuación te presentamos siete maneras para empezar a reconectar con tu pareja:

1. Dile gracias por algo todos los días, de forma personal

Muestra a tu pareja lo mucho que la aprecias y valoras sus actos. Hay un sinnúmero de pequeñas maneras de hacer esto. Podrías empezar con algo tan simple y sincero como: “Te agradezco que me haya hecho el café. Gracias.”

2. Préstale toda tu atención, al menos una vez al día

Sin mirar la televisión, ni el móvil, ni el Facebook… Deja lo que estás haciendo cuando tu pareja quiere hablar contigo y enfoca toda tu atención (e interés) en ella, llevando a cabo un contacto visual completo.

3. Sé el primero en disculparte si os habéis discutido

Decir “lo siento” no es fácil, sobre todo si te sientes agraviado, pero se puede decir: “Quiero que sepas que por mi parte lo siento y que te quiero.” No hay razón para continuar una discusión sin fin. Con esto ya has dicho lo necesario.

4. Pide un abrazo

Dile a tu pareja que quieres abrazarla tan sólo un momento, aun sabiendo que podría negarse, darte un abrazo a medias o decir alguna tontería. Pregunta por el abrazo de todos modos, ya que podría crear un momento de reconexión.

5. Vuelve a rescatar tus verdaderos sentimientos de amor

¿Cómo empezó todo? ¿Por qué estás con tu pareja? ¿Por qué amas a esta persona? ¿Cómo deseas que sea tu vida juntos? Comparte esto con tu pareja, hablando desde su corazón, sin preguntarle qué piensa ni pedirle una respuesta.

6. Muestra más comprensión y consideración por sus pensamientos

Un poco de amabilidad es muy beneficiosa. Posiblemente no tienes mucha idea sobre el estrés que padece tu pareja. Por lo tanto, trata de entenderlo y mostrar un poco de empatía.

7. Aclara las cosas y saca tu lado más alegre

La mayoría de los desacuerdos y malentendidos suelen ser por pequeñas cosas que se salen de contexto. Mira los asuntos con más perspectiva, encuentra algo de qué reíros juntos y deja que un poco de diversión ayude a distender la tensión. Los rencores no llevan a ninguna parte.

Cuando nos centramos en el afecto, la unión, el sentimiento sincero de preocupación por el otro, el contacto físico y el aprecio hacia nuestra pareja, es posible reparar casi cualquier tipo de relación. Las buenas habilidades de comunicación son valiosas, pero sólo una vez que la conexión entre ambos es verdaderamente saludable.

7 consejos para mejorar la conexión con tu pareja
4.8 (95%) 4 votos

  • estoy casada 17 años nos hemos querido muchisimo pero sienpre hubo conflictos por me familla politica todos estos años mal metiendo y en pocas ocasiones me marido a frenado eso dado piel q los Servicios SOciales te suena extraño decirlo, pero “ya no sois pareja”. Ha habido un punto final que ha dado comienzo a un proceso de duelo, ese tiempo que necesitas para poder adaptarte a la pérdida. En estos primeros momentos abundan los voluntarios que se ofrecen a acompañarte, apoyarte e incluso aconsejarte acerca de lo que deberías o no deberías hacer para superarlo “cuanto antes”.