Wilhelm Reich (1897-1957) fue un psicólogo y psicoanalista austríaco de principios del siglo XX conocido por sus ideas controvertidas y, a menudo, radicales. Perteneció al segundo grupo de psicoanalistas, y fue un seguidor de las enseñanzas de Sigmund Freud.



Vida temprana

Wilhelm Reich nació en Dobrzcynica, Galicia, que una vez fue parte del Imperio austro-húngaro. Creció en una granja de ganado dirigida por su padre en una región conocida como Bukovina.

Hasta los 13 años fue educado en casa por tutores hasta 1910, hasta que su madre se suicidó después de que su padre descubriese el breve romance con uno de los tutores. Reich escribió posteriormente que sabía lo que sucedía y cómo lo había tenido fuertes sentimientos de vergüenza, celos y enojo, y su lucha por proteger a su madre o compartir sus indiscreciones con su padre. Se culpó a sí mismo por su suicidio durante muchos años.

El padre de Reich murió cuatro años después de tuberculosis dejando a Reich, de diecisiete años, dirigiendo el trabajo de la granja por su cuenta sin interrumpir sus estudios en la escuela secundaria alemana a la que asistía.



Ese mismo año, 1914, estalló la Primera Guerra Mundial. Pronto las tropas rusas barrieron el Bukovina. Reich escapó por poco de ser enviado a Rusia como rehén y tuvo que huir de su hogar. Más tarde, escribió: “Nunca volví a ver ni mi tierra natal ni mis posesiones. De un pasado acomodado, no quedaba nada“. Se unió al ejército austriaco en 1915, fue teniente desde 1916-1918, y estuvo en el frente italiano tres veces, experimentando lo que llamó “la guerra como una máquina“.

En 1918 la guerra finalmente terminó. Alemania y Austria fueron derrotadas, el Imperio austro-húngaro fue destruido, y Bukovina se convirtió en parte de Rumania. Solo, sin hogar e intelectualmente hambriento después de cuatro años de guerra, Reich ingresó en la Escuela de Medicina de la Universidad de Viena.

Reich y Freud

Reich comenzó su práctica psicoanalítica y psiquiátrica privada en 1922. Fue el Primer Asistente Clínico en el Policlínico Psicoanalítico de Freud en Viena (bajo la dirección del Dr. Edward Hitschmann). Como miembro de la facultad del Instituto Psicoanalítico de Viena (1924-1930), dio conferencias sobre temas clínicos y teoría bio-psiquiátrica. Llevó a cabo una investigación sobre la causa social de la neurosis en el Policlínico desde 1924 y en centros de consulta de higiene mental en varios distritos de Viena que fundó y dirigió desde 1928 hasta 1930.

Freud había descubierto que las neurosis son causadas por el conflicto entre los instintos sexuales naturales y la negación social y la frustración de esos instintos. Freud también había planteado la hipótesis de la existencia de una energía sexual biológica en el cuerpo. Lo llamó “libido” y lo describió como “algo que es capaz de aumentar, disminuir, desplazarse y descargarse, y que se extiende sobre las huellas de la memoria de una idea como una carga eléctrica sobre la superficie del cuerpo”.

El trabajo clínico de Reich lo llevó a intentar superar las limitaciones del psicoanálisis en el tratamiento de las neurosis. Y al hacerlo, observó que la energía sexual es más que una idea, y que la gratificación sexual, de hecho, aliviaba los síntomas neuróticos. Según Freud la función del orgasmo es mantener un equilibrio de energía descargando el exceso de energía biológica que se acumula naturalmente en el cuerpo. Si se altera esa función de descarga, esta energía continúa acumulándose sin una liberación adecuada, estancada y alimentando trastornos neuróticos. Reich también descubrió que, en los trastornos psíquicos, esta energía biológica está ligada no solo a los síntomas, sino, más importante, al individuo.

La teoría del orgasmo de Reich

La teoría del orgasmo de Reich lo diferenció de sus colegas, porque afirmaba que la libido era una energía física real que posiblemente podría medirse cuantitativamente. El trabajo clínico de Reich también lo llevó a desarrollar nuevas técnicas terapéuticas para eliminar el carácter y la armadura muscular del paciente y permitir el flujo y la descarga de esta bioenergía para lograr lo que él denominó “potencia orgásica“, la capacidad para la descarga total de excitación sexual en el abrazo genital.

Pero la existencia generalizada de la miseria sexual obligó a Reich a concluir que la solución al problema de las neurosis no era el tratamiento, sino la prevención. “Tienes que renovar toda tu forma de pensar“, dijo Reich, “para que no pienses desde el punto de vista del estado y la cultura, sino desde el punto de vista de lo que las personas necesitan y lo que sufren. Luego, arreglar las instituciones sociales en consecuencia“.

Freud, por otro lado, sostuvo que la cultura tiene prioridad, que los instintos sexuales deben adaptarse a la estructura social existente. Estas posiciones en conflicto conducirían a una ruptura entre Reich y Freud.

Marxismo y psicoanálisis

Reich intentó vincular el marxismo con el psicoanálisis y declaró que la condición de la neurosis puede ser causada por las condiciones físicas y socioeconómicas de una sociedad. Señaló la razón detrás de la neurosis específicamente a lo que calificó de “potencial orgásmico“.

El concepto de potencia orgásmica de Reich significaba la capacidad de alcanzar un orgasmo con ciertas características psicosomáticas. Para él, el potencial orgásmico era la capacidad de liberar emociones de los músculos y de perderse completamente durante el orgasmo. Esta pérdida del yo es muy importante para la salud mental y la capacidad de amar a una persona, según Reich, alcanzar el orgasmo no debe ser una experiencia física sino también emocional, ya que la persona experimenta la pérdida de su ego.

Consideró que la impotencia orgásmica era la causa principal detrás de la neurosis, porque el paciente no puede liberar todos los líbidos durante el orgasmo. Según Reich, la libido era una energía biológica y ni una sola persona con neurosis era orgásicamente potente.

El concepto fue utilizado continuamente por Reich más adelante en su carrera como una medida de la salud mental de una persona.

A pesar de la fuerte propagación de Reich de su teoría sobre el potencial orgásmico, el concepto se mantuvo en gran medida impopular entre el círculo psicoanalítico e incluso fue ridiculizado por sus contemporáneos.

Reich también quedó sujeto a controversia cuando comenzó a tratar a sus pacientes fuera de los límites establecidos por los métodos psicoanalíticos. A partir de 1930, rompió las reglas del psicoanálisis sentándose frente a los pacientes, en lugar de detrás, y también respondió a sus preguntas, en lugar de ofrecerles la respuesta prescrita habitual. Se comunicó con sus pacientes físicamente y les dio masajes para que perdieran su rigidez y se sintieran cómodos durante el tratamiento. Reich observó que, a través del masaje, los recuerdos reprimidos en sus pacientes podían recuperarse, y en realidad vio oleadas de placer moviéndose a través de los cuerpos de los pacientes cada vez que la terapia funcionaba. Esto lo llamó el “reflejo del orgasmo”.

Reich, la vegetoterapia y la energía orgónica

Este nuevo método de psicoanálisis ideado por Reich se llamó vegetoterapia. Primero presentó los principios de esta terapia en su artículo Contacto psicológico y corriente vegetativa (1934). Esta técnica fue criticada y condenada por violar las normas básicas del psicoanálisis.

Después de que su promoción de la permisividad sexual ganara cada vez más críticas, se fue a Nueva York en 1939, donde presentó otra idea radical: la energía orgónica. El término orgón se deriva del organismo y el orgasmo, y se usa para denotar una forma de energía cósmica que Reich descubrió y que, según él, otros se referían a Dios. El orgón para Reich representaba una fuerza vital universal, una sustancia sin masa que no es inerte en la naturaleza y es omnipresente.

Afirmó que la deficiencia de orgón en el cuerpo es la causa de muchas enfermedades, incluido el cáncer. Estableció el Instituto Orgone para investigar más sobre el tema e incluso creó “acumuladores de orgones” especiales. Estos eran dispositivos que supuestamente recolectaban y almacenaban energía de orgón de los alrededores e incluso podían curar el cáncer.

Entre 1925 y 1933, Reich produjo varios trabajos notables de psicología y psicoanálisis, entre los cuales el análisis de caracteres y la psicología de masas del fascismo obtuvieron reconocimiento mundial.

Wilhelm Reich murió el 3 de noviembre de 1957. Se le recuerda como un psicoanalista radical de conceptos e ideas extrañas y controvertidas, aunque originales.

REICH, WILHELM (1897-1957)
5 (100%) 3 voto[s].