Biografía de Karl Jaspers (1883-1969)

Karl Theodor Jaspers (1883 – 1969) nació en Oldenberg, Alemania y fue un psiquiatra, filósofo y teólogo de gran influencia en su época.

Biografía

Jaspers nació en Oldenburg en 1883 Oldenburg, cerca de la costa del Mar del Norte. Su madre era de una comunidad agrícola local y un padre jurista. Mostró un temprano interés por la filosofía, pero la experiencia de su padre con el sistema legal indudablemente influyó en su decisión de estudiar derecho en la universidad. Pronto se hizo evidente que Jaspers no disfrutaba particularmente de la ley, y cambió a estudiar medicina en 1902 con una tesis sobre criminología.

Jaspers se graduó de la escuela de medicina en 1909 y comenzó a trabajar en un hospital psiquiátrico en Heidelberg. Sin embargo, se sintió insatisfecho con la forma en que la comunidad médica de la época abordaba el estudio de las enfermedades mentales y se propuso la tarea de mejorar el enfoque psiquiátrico. En 1913, Jaspers obtuvo un puesto temporal como profesor de psicología en la Universidad de Heidelberg. La plaza más tarde se convirtió en un puesto permanente, y Jaspers nunca volvió a la práctica clínica.

Más adelante, en 1913 Jaspers estudió filosofía también en la Universidad de Heidelberg y se convirtió en profesor de filosofía de 1921 a 1937. Durante este tiempo, Jaspers se hizo amigo cercano de la familia Weber (Max Weber también era académico en Heidelberg).

En 1921, a la edad de 38 años, Jaspers pasó de la psiquiatría a la filosofía, expandiendo así los temas que había desarrollado en sus trabajos psiquiátricos. Se convirtió en un reconocido filósofo, muy respetado en Alemania y Europa.

Después de la toma del poder nazi en 1933, se consideró que Jaspers tenía una “mancha judía” (jüdische Versippung, en la jerga de la época) debido a que su esposa era judía, y se vio obligado a retirarse de la enseñanza en 1937. En 1938 se cayó sus publicaciones también se prohibieron. Sin embargo, muchos de sus amigos se mantuvieron a su lado y pudo continuar sus estudios e investigaciones sin estar totalmente aislado. Aún así, él y su esposa estuvieron bajo constante amenaza de ser deportados a un campo de concentración hasta el 30 de marzo de 1945, cuando Heidelberg fue liberado por las tropas estadounidenses.

En 1948 Jaspers se mudó a la Universidad de Basilea en Suiza. Permaneció como una figura prominente en la comunidad filosófica y se convirtió en ciudadano suizo, vivió en Basilea hasta su muerte en el día del 90 cumpleaños de su esposa en 1969.

Jaspers y el existencialismo

Jaspers desde el principio estuvo en desacuerdo con la comprensión de la enfermedad mental vigente de esa época, lo que lo llevó a cuestionar tanto los criterios diagnósticos como los métodos utilizados en la psiquiatría clínica.

En 1910 publicó un artículo en el que abordaba el problema de si la paranoia era un aspecto de la personalidad o el resultado de cambios biológicos. Aunque no proponía nuevas ideas, este artículo introdujo un método de estudio bastante inusual en esos tiempos. Al igual que Freud, Jaspers profundizaba en el estudio biográfico de sus pacientes, así como en los sentimientos que les producían sus síntomas. Esto se conoce actualmente como el método biográfico y ahora constituye un pilar de la práctica psiquiátrica, pero sobre todo psicoterapéutica.

En 1913 Jaspers plasmó su punto de vista sobre la enfermedad mental en su libro “Psicopatología general”, el cual se ha convertido en un clásico en la literatura psiquiátrica y muchos criterios diagnósticos modernos se derivan de las ideas que se encuentran en él. Una de las ideas centrales que Jaspers propuso fue que los psiquiatras deberían diagnosticar los síntomas de la enfermedad mental (especialmente los de la psicosis) teniendo en cuenta su forma y no su contenido. Por ejemplo, al diagnosticar una alucinación, es más importante averiguar si la persona experimenta fenómenos visuales cuando no hay estímulos sensoriales que los justifiquen, que conocer que ve el paciente en dichas alucinaciones. Lo que el paciente ve es el “contenido”, pero la discrepancia entre la percepción visual y la realidad es la “forma”.

Generalmente se asocia a Jaspers con la filosofía del existencialismo, ya que su obra se basa mucho en el pensamiento existencialista de Nietzsche y Kierkegaard, pero también porque alude mucho al concepto de libertad individual. En sus escritos Jaspers ofrece su visión sobre la historia de la filosofía y señala que a medida que cuestionamos la realidad, nos enfrentamos a fronteras que un método empírico (o científico) simplemente no puede trascender. Es entonces cuando el individuo tiene que hacer una elección: o sumirse en la desesperación y la resignación, o dar un salto de fe hacia lo que Jaspers llama “Trascendencia”. Tras dar este salto, los individuos se enfrentan a una libertad propia ilimitada o Existenz, para finalmente experimentar la auténtica existencia.