PLATÓN (427-347 a.C.)

Frases célebres de Platón

Platón fue uno de los fundadores de la filosofía occidental y uno de los mayores filósofos de la Grecia Antigua. Creó la Academia de Filosofía en las proximidades de Atenas, influyó en muchísimos jóvenes de su época y dejó un conjunto sustancial de escritos, entre los cuales se encuentran La República, El banquete y Fedón.

Platón creía en la inmortalidad del alma. En el Fedón escribió:
"Tengo grandes esperanzas de que haya algo más allá de la muerte". Si el alma es inmortal -argumentaba-, no forma parte del mundo material; si no forma parte del mundo material, no tiene por qué obedecer a los principios naturales de causa y efecto. Esto lleva directamente a la idea de la libre voluntad, concepto enunciado con mayor claridad por santo Tomás de Aquino. Aquino recibió la influencia tanto de Platón cuanto de Aristóteles; impresionado por la ciencia natural de este último, consideraba empero que Platón tenía más autoridad en lo tocante a la naturaleza del alma. Así, resulta claro que Platón gravitó mucho en la creación de uno de los conceptos más importantes y debatibles de la historia de la filosofía y de la psicología: el de libre albedrío.

Platón enseñaba que las ideas existen en la mente del hombre desde su nacimiento, al menos en forma germinal; ésta es la controvertida doctrina de las ideas innatas.

Enseñaba también que existe una neta diferenciación entre la apariencia y la realidad. Daba para ello el ejemplo del hombre encerrado en una caverna; las sombras que ve proyectadas en el muro, procedentes del exterior, son para él reales. Análogamente, el alma está temporalmente encerrada dentro del cuerpo (que sería la caverna, en este caso) y deduce incorrectamente que lo que ve y oye en la vida cotidiana es la realidad misma; pero la realidad no se le revela al alma hasta que ésta se libera del cuerpo, después de la muerte.

Esta diferenciación entre apariencia y realidad la conservó Kant con su distingo entre el fenómeno y el noúmeno, que perduró en los estudios experimentales sobre la percepción. Se presume que no tenemos una experiencia directa del mundo externo, sino que construimos un mundo psicológico a partir de los datos sensoriales, sumados a nuestras expectativas y motivos.

Contenido relacionado: