KANT, IMMANUEL (1724-1804)

Frases célebres de Immanuel Kant

Immanuel Kant nació en Königsberg, Rusia, el 22 de abril de 1724. Estudió en el Collegium Fredericianum y posteriormente en la Universidad de Königsberg. Su padre murió cuando todavía estaba estudiando en la universidad y esto le obligó a abandonar sus estudios para ganarse la vida como tutor privado. En 1755, ayudado por un amigo, reanudó sus estudios y obtuvo el doctorado. Enseñó durante muchos años en la universidad y dio conferencias primero de ciencia y matemáticas, para llegar de forma paulatina a disertar sobre casi todas las ramas de la filosofía.

Su obra más famosa, La crítica de la razón pura apareció en 1781. Kant permaneció soltero y llevó una vida metódica y sin sobresaltos. Solía dar una caminata diaria, y se cuenta que los habitantes de Königsberg acordaban sus relojes observándolo ir y volver.

Kant fue un autor muy preocupado por el pensamiento humano y por cómo conocemos la realidad de las cosas.

Una de las teorías que formuló fue que en la mente del hombre hay ciertas ideas que ya existen como un conocimiento a priori sobre la realidad de las cosas y posteriormente nuestra mente añade su propio orden a las sensaciones (conocimiento a posteriori), no tenemos por tanto una mente pasiva. Esta doctrina coincide en lo esencial con la de las ideas innatas, propuesta por Platón

. El prestigio de que gozaba Kant dio a esta concepción mayor credibilidad, y contribuyó a refutar las enseñanzas de John Locke, para quien la mente era en el momerito de nacer una "pizarra en blanco" o tabula rasa.

Para Kant debe además establecerse una distinción entre un fenómeno y un nóumeno. El primero se refiere a una idea o percepción, es la manera en que las cosas se nos aparecen en la mente. El nóumeno, por el contrario, se refiere a la "cosa-en-sí", la existencia efectiva de un objeto. Esta diferenciación nos sugiere que nunca podemos conocer la realidad directamente, que somos prisioneros de nuestros órganos sensoriales y de las percepciones de nuestra mente. Los estudios modernos de la percepción y de la psicofísica han preservado hasta cierto punto la distinción kantiana.

El enfoque general adoptado por Kant para estudiar la mente humana puede considerarse una variedad del innatismo y tiene mucho en común con las primitivas enseñanzas de Platón.

Contenido relacionado: