*

ROGERS, CARL RANSOM (1902-1987)

Frases célebres de Carl Ransom Rogers

Carl Ransom Rogers nace en enero del 1902 en Oak Park, en un suburbio de Chicago. Es el cuarto de seis hermanos. Su padre era un ingeniero civil y su madre era ama de casa.

Estudió en la Universidad de Wisconsin para obtener una licenciatura en Agricultura. Posteriormente cambia para estudiar Historia. Durante este tiempo, es seleccionado de entre diez estudiantes para ir a China, a la Conferencia de la Federación Mundial de Estudiantes Cristianos por seis meses. Allí empieza a dudar sobre sus puntos de vista religiosos y a su vuelta comienza a asistir a los Seminarios de Unión Teológica, una institución religiosa muy liberal.

Finalmente Rogers cambia nuevamente de parecer e ingresa al programa de Psicología Clínica de la Universidad de Columbia, ejerciendo como psicólogo desde el año 1927 y recibe su doctorado en 1931. Comienza su trabajo en la Sociedad de Rochester para la Prevención de la Crueldad Infantil, hasta 1940.

Llegó a ser presidente de la Asociación Psicológica Norteamericana y estuvo muy vinculado durante años a la Universidad de Chicago como profesor de Psicología y miembro activo de su Centro de Asesoramiento Psicológico. Es el creador de la terapia centrada en el cliente, que pone el acento en la importancia de la capacidad de cada individuo para el cambio y el crecimiento personal. Las premisas de esta terapia han llegado a influir en la comunicación entre parejas y en las relaciones entre padres e hijos. Su temática básica es la consideración positiva incondicional de la otra persona. Si la conducta de ésta se considera perturbadora, debe evaluarse la conducta en sí (y aun criticarla si es necesario), pero no someter a juicio la personalidad del otro. Así, se le aconsejará a una madre que le diga a su hijo: "Tu cuarto está bastante desordenado; por favor, trata de arreglarlo un poco", y no: "Eres un chico sucio y desordenado".

Rogers ha sido una de las figuras rectoras de la Psicología Humanística, y ha tenido muchos continuadores. Sus escritos sugieren intensamente que las personas son capaces de resolver sus propios problemas, que son actores significativos de su destino y que la comunicación entre la gente puede mejorar aplicando determinados principios.

Entre los libros de Rogers pueden mencionarse Psicoterapia centrada en el cliente (1951), El proceso de convertirse en persona (1961) y A Way of Being (1980).

Contenido relacionado: